jueves, 3 de noviembre de 2011

Quien ayuda a la pequeña empresa?

En España, o al menos en Madrid existen pequeñas empresas, muy pequeñas diría yo, con diez o menos trabajadores. Se encuentran sufriendo las convulsiones de la crisis como las grandes con la diferencia de que, las grandes cuentan siempre con las negociaciones entre patronal, sindicatos y gobierno, de donde salen acuerdos que permiten a las grandes seguir adelante con su actividad. Además, las grandes cuentan siempre con un ERE que las saque del apuro. Se desprenden de una parte de su plantilla, y una vez liberadas de ese lastre,  pueden continuar su actividad. Y cuando les plazca, simplemente van y se deslocalizan, es decir, se van a otra parte donde los salarios sean más baratos.

Las muy pequeñas, cuando dejan de recibir encargos de sus clientes, se ven en situaciones desesperadas, con riesgo de cierre o quiebra y no es lo mismo. Un ERE a una pequeña empresa le puede llevar a su desaparición, por ello, estas muy pequeñas empresas, casi familiares, con trabajadores que llevan en ellas más de veinte años y de las que han adquirido todo su saber tecnológico y han adquirido una formación profesional, se ven abocadas a intentar llegar a acuerdos con  su plantilla para que colabore en el esfuerzo de salvar la empresa, que es muy importante, pues de ella llevan viviendo desde hace mucho tiempo, y también para salvar su puesto de trabajo evitando así los despidos vía ERE o la quiebra. El esfuerzo que plantean algunas de estas empresas consiste ni más ni menos que en trabajar menos horas, reduciendo la jornada de trabajo para así reducir gasto tal como llevan haciendo en Alemania desde hace muchos años, a cambio de mantener la plantilla al completo. Estos acuerdos no los contempla ninguna ley, lo que lleva a creer a algunos trabajadores que se trata de acto ilegal, cuando de lo que se trata es de un pacto entre trabajadores y empresa, para que todos se salven y en el que ambas partes han de estar de acuerdo con la plantilla al completo. El problema surge cuando se da alguna disidencia.

 Los trabajadores, lo primero que hacen es asesorarse en algún sindicato, donde el asesor les dice que no firmen acuerdos de ese tipo con la empresa, que aguanten a que la empresa quiebre, que se hunda y se vayan todos al Fondo de Garantía Salarial, es decir a aumentar el gasto público y que la empresa desaparezca. O sea, para que nos entendamos, los sindicatos, todavía en el más abyecto de los atrasos, aferradas a arcaicos paradigmas ideológicos, siguen viendo a las empresas como las grandes enemigas del trabajador, ya que representan al capital y lo único que buscan es explotar mediante el engaño a la clase trabajadora, cuando estamos hablando de empresas que se las ven y desean para pagar las nóminas a su plantilla, pagar las cuotas a la Seguridad Social, pagar a sus proveedores, etc. No estamos hablando de la General Motors.

 Estos asesores sindicales del siglo XIX, que siguen leyendo el Manifiesto comunista, no ayudan en nada al mantenimiento del empleo con esa actitud y lo único que fomentan es la desconfianza y el miedo en trabajadores mal informados y peor asesorados. Lo único que la empresa les está pidiendo a sus trabajadores es un pequeño esfuerzo provisional, una ayuda hasta que vengan tiempos mejores, porque todos debemos esforzarnos más en sacar adelante las tareas que nos corresponden. Hay que mirar hacia el futuro porque es ahí donde vamos a pasar el resto de nuestra vida y al futuro se llega manteniendo el empleo. No es algo caprichoso sino una exigencia ineludible en cualquier situación. A los trabajadores también les toca hacer un esfuerzo para sacar adelante las tareas que les corresponden, les toca ayudar a su empresa, no dejándola caer después de haberla levantado. De ella han vivido en la etapa de vacas gordas y no deben dejar que se hunda por la inquina sindical que les lleva a desconfiar en quien les ha dado de comer durante años. Los trabajadores tienen la obligación moral de colaborar para que no desaparezca su empresa y el no hacerlo, contribuye a la destrucción de empleo y de tejido empresarial con la inestimable ayuda de los sindicatos de clase.

jueves, 20 de octubre de 2011

Orientación sexual

Hace algún tiempo una vecina de la casa donde vivo en Madrid, mientras tomábamos un café, me confesó que era lesbiana, o quizás debería decir que me hizo esa declaración de principios, una especie de manifiesto para sentar unas bases de las que partir. Sorprendido por la noticia, le expresé lo banal de la misma pues creí que ello no serviría para cambiar nada de lo sabido sobre ella hasta ese momento. También le dije que, la gente que prefiere a personas del sexo contrario al suyo, no van por ahí contándoselo a todo el mundo, a lo que ella me argumentó que, de manera indirecta lo están haciendo siempre. Así, cuando un hombre se refiere a su novia, esposa e incluso, habla de sus hijos, de una manera implícita está declarando su orientación sexual y lo mismo sucedería en el caso de ser mujer la que habla de esas cosas. Y ahí fue donde mi estupor creció aun más al oir aquello de la "orientación sexual". No lo entendí y le pedí que me lo aclarase, qué era eso de la orientación sexual. Pues bien, ni más ni menos que una elección, hecha de manera voluntaria y sin ningún tipo de condicionantes, es decir, que la preferencia por uno u otro sexo es algo sobre lo que se reflexiona, se sopesa, incluso analizando los pros y los contras de tal elección y al final, cuando se está seguro de lo que se quiere, cuando ya está suficientemente informado y orientado, el homosexual o la lesbiana se decanta por aquella opción que le resulta más convincente, sin especificar de acuerdo a qué criterios, sin decir si la naturaleza de cada uno jugaba algún papel en ese asunto o quedaba marginada en un rincón. Simplemente, se elige y santas pascuas. Ella seguía manteniendo que la orientación era el eje sobre el que pivotaba el asunto.
A ello le dije que existe algo natural e instintivo que, desde la más tierna infancia te inclina por uno u otro lado, sin esperar a llegar a la edad de la razón en la cual ya se pueden tomar decisiones. Le expliqué que ese era mi caso, que yo quizás en un acceso de impulso temerario o de mala formación familiar y escolar, me había decantado desde muy pequeño por las chicas, movido tal vez por un acto   irreflexivo e irresponsable al que le faltaba la necesaria orientación, no sé, tal vez de educadores, curas o familia, no sé, el caso es que me sentí un imprudente e irresponable. Lo cierto es que ellos, lesbianas y homosexuales, según lo que yo deduje de tal afirmación, ellos esperan a tener una formación suficiente hasta que se encuentran con la capacidad de poder elegir.
Es cierto que en los planes de educación se habla de formar a los alumnos de manera tal que se desarrollen en ellos las capacidades suficientes que les permitan adquirir los conocimientos necesarios para desenvolverse en la vida, para acceder a estudios superiores y, en definitiva, adquirir una formación necesaria. Y como resulta que, en la educación escolar en España, la enseñanza sobre el comportamiento sexual entre los humanos, brilla por su ausencia queda pues que, se produce un vacío en la formación que conlleva a posibles errores futuros, a confusiones innecesarias y que pueden ser perjudiciales. Según el planteamiento que hacen homosexuales y lesbianas, los adolescentes llegarían a la edad de la razón sin la necesaria orientación sobre el tipo de sexualidad que les conviene, mientras que ellos, de seguro que con las mismas deficiencias educativas ya citadas, llegado ese momento, eligen libremente, en un acto de voluntad consciente y determinante, cual es su elección, su orientación. Para nada cuenta, parece ser, la tendencia natural de cada cual, sin necesidad de orientaciones ni mucho menos de orientadores, a inclinarse por aquello que le pide el cuerpo, por aquello que más le gusta. 
En fin, que como fundamento, el de homosexuales y lesbianas podría prescindir de esa necesaria "orientación" de la que hablan y simplemente, vivir la vida como les plazca, como todo el mundo y sin necesidad de dar explicaciones a nadie.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Ni 11 S ni 11 M

Que yo recuerde, en estos diez años transcurridos desde la atrocidad de las torres de Nueva York, nadie se ha ocupado de profundizar en el conocimiento de las razones que impulsaron a esos individuos a realizar aquello. Desde el principio, se apeló a explicaciones banales tal como que los musulmanes llevan sufriendo mucho tiempo de Occidente, que si los americanos se merecían un escarmiento por su pertinaz imperialismo, que si el dolor de los palestinos justificaba una acción así, y no sé cuantas más tonterías. Luego, los americanos encuentran a un Bin Laden que, desde ese momento, es el nuevo enemigo a batir. Y para ello, invaden Afganistán, Iraq y lo que hiciese falta, todo por dar salida a su deseo de venganza, muy loable, yo lo comparto, pero sin esas guerras. Ellos disponen de excelentes servicios de inteligencia, como la CIA o el FBI, de comandos preparados como los del cine, para llevar a cabo operaciones de secuestro de tipos de estos sin necesidad de invadir paises. Y luego, se inventan lo de las armas de destrucción masiva de Hussein y el primo de Aznar, se lo creyó como hombre de fe que sin duda es. Al final, resulta que al Bin Laden ese, lo matan justo unos meses antes del 10º aniversario de lo de las torres. Antes no se pudo, que duda cabe. Menudo "thriller" masivo con el que nos engordaron durante estos años.

Cuando nos tocó a nosotros la desgracia en los trenes de Atocha, más de lo mismo. Se trataba, decía la progresía española de izquierdas, de una respuesta a la decisión de Aznar por intervenir en Iraq de la mano de Bush y Blair, es decir, nos lo merecíamos. Nos merecíamos que unos islamistas integrados en nuestra sociedad, con ocupaciones diversas, un buen día se cabreasen de tal modo que decidiesen seguir las consignas marcadas por sus líderes y decidiesen  volar nuestros trenes con dinamita, cuando iban llenos de gente inocente camino del trabajo.  Claro, es que habíamos invadido Iraq y eso no lo veían los demás musulmanes con buenos ojos. A eso se le llama  solidaridad islámica, espíritu comunitario, algo contradictorio en una cultura que, si por algo se ha caracterizado desde los tiempos de Mahoma, ha sido por sus divisiones y luchas a muerte entre sunnies, chiitas y otros. Es decir, por tratarles tan mal, aquí, donde viven cientos de miles de musulmanes de Marruecos y de otros lugares. Aquí, que se recibe desde hace años las pateras que nos manda el rey de Marruecos, no recuerdo ahora su nombre ni falta que me hace, porque en su pais no hay quien viva dignamente, o al menos esa dignidad no les llega a todos. Bien, pues se sintieron dolidos entonces. Y esto es lo que merecería la pena conocer, cómo se puede actuar de tal modo cuando parecía que todo iba bien.
Ninguna gana han de tener los musulmanes en España, de agradecer a este pueblo la acogida que les da, aunque a veces tengan que sufrir los brotes de racismo como el famoso de El Ejido, hace también unos diez años. Pero no por eso han dejado de venir en busca de lo que sea, a lo que encuentren, todo menos arena del desierto. Claro es que no se puede culpar a todos, eso es obvio. Por eso mismo es por lo que la integración de esta gente se hace cada vez más necesaria, respetando su cultura pero exigiéndoles el respeto a la nuestra y nuestras leyes.
Y es en esto donde se debería de haber puesto el empeño, para que nunca más vuelva a suceder algo así, en conocer al musulmán, al moro si quieren, a conocer de lo que es capaz alguien con una religión como la que tienen, que habla de castigar a las mujeres si no son fieles en sus deberes,  y eso dicho desde las mezquitas. Nada de eso se ha hecho, por el contrario surgió la pamplina de la "alianza de civilizaciones", como diciendo que, desde ahora tenemos que ser amigos de vosotros. Y qué decir de la derecha española y ese director de periódico que usa tirantes, empeñados en desviar la atención buscando en ETA la autoría de lo de Atocha. Emperrados en el explosivo "betadine", la furgoneta Cangoo, etc. Una gran humareda intoxicadora, con la única finalidad de desprestigiar al nuevo gobierno y con las insinuaciones de su posible participación en los atentados. Seguro que  volverán a la carga con motivo de este aniversario.

Se debe ya de una vez, hacer políticas de integración verdadera, para ello contando con la implicación de los gobiernos de esos ciudadanos musulmanes, del rey de Marruecos, por ejemplo, para que deje de mirar para otro lado ya de una vez. Y desde los gobiernos de España, más firmeza con nuestros "querido vecino y primo" de Marruecos. También sería importante conocer algo tan banal como las vías de acceso al "yihhadismo", esa corriente violenta del "esfuerzo" (es lo que significa la palabra yihhad) cual es la ruta que sigue un ciudadano de estricta religiosidad y apariencia amigable para convertirse  en un monstruo capaz de matar a quien le da de comer.
Lo ocurrido en el norte de Africa desde enero, con las caidas de Mubarak, Ben Ali, ahora el Gadafi y esperemos que pronto ya, el Asaz de Siria, muestran unos deseos de libertad que el mundo islámico no conoce desde los tiempos de Abderraman III de Córdoba,  y no deja de abrigar alguna esperanza de cambio en las mentalidades. Y después, si cabe, que el Islam invente su propio Lutero y que reforme  su Biblia,  que a lo mejor se ha quedado obsoleta. Tampoco vendría nada mal, que en las escuelas españolas se profundizase más en el conocimiento del período islámico español, sobre todo hasta el fin del Califato de Códoba con Abd el Ramhan, dando a conocer su esplendor cultural como algo propio de nuestra historia, para compararlo con el posterior declive y la facilidad con la que el mundo islámico cayó en las manos de todos tipo de invasores, desde los turcos otomanos a franceses e ingleses. Esa descomposición sufrida por el Islam, necesitaría de mucha autocrítica por parte de ellos en lugar de culpar siempre a los demás de sus propias desgracias.

sábado, 6 de agosto de 2011

Desde Phuket

La isla de Phuket esta en el extremo sur occidental de Tailandia, a unos 10 grados al norte del Ecuador, lo que indica que su clima es cálido y húmedo todo el año, si bien tiene una temporada de lluvias coincidente con la primavera. El contraste de las formas de vida de su poblacion con la nuestra en Europa es enorme. En pequeñas poblaciones como Kata o Paton en zonas rurales dentro de la misma isla, la gente se mueve todo el dia de una parte a otra, transportando en sus motocicletas algunas con sidecar, frutas y verduras del campo a los lugares de venta. Tambien llevan a personas, más de las que permite la resistencia de esos pequeños vehiculos. Otras veces, pequeñas camionetas permanecen paradas junto a una carretera de alguna aldea, cargadas de personas hasta arriba, hombres que soportan la espera a pleno sol, sin decir nada, como si faltara alguien más por subir para emprender camino no se sabe donde pero es de imaginar que acuden al trabajo.
La gente es amable en demasia para nuestros hábitos europeos. Tienen una palabra que dicen siempre al tiempo que juntan las manos por su palma en actitud parecida a la del rezo cristiano: Sawadeecap, que vale para todo: bienvenida, despedida, agradecimiento, etc. Hay que decirla siempre.
Compartir la casa en la que vivimos con una familia de elefantes en la finca contigua, cuyos propietarios les utilizan para pasear turistas, resulta de un inusitado atractivo para nosotros. El animal, como cualquier otro domesticado, necesita su premio tras cada paseo llevando turistas sobre su espalda: la refrescante ducha que le proporciona su cuidador y guia. Los paseos comienzan sobre las ocho de la manana, pues hay que aprovechar las primeras horas del dia. Cuando decae la tarde, es cuando los elefantes, que tienen una simpatica cria que nos deleita con sus toque de trompeta, comienzan a consumir cantidadaes enormes del abundante pasto herbaceo que les rodea. Comen y comen, alternandolo con sus chapuzones y duchas de barro que se dan para refrescar su piel y ahuyentar parasitos. Amanece antes de las 6 y oscurece a las 8 de la tarde. En medio, un calor torrido y humedo, pero que resulta excelente para la piel. La vida aqui empieza muy pronto.

El mar, el Indico, ese lejano desconocido desde Europa, es muy fiero en estas aguas, donde es muy facil ahogarse aun siendo buen nadador. Sus aguas, cuando estan bravas, te arrastran hacia dentro como por efecto Shunami, si bien sus playas estan muy protegidas por expertos y muy atentos socorristas que continuamente cambian de posicion las banderas rojas de peligro, para advertirte del cambio de lugar de baño dentro de la misma playa. Y es verdad, estamos en zona de Shunamis, que te advierten los carteles instalados en carreteras cercanas a las playas con indicaciones de los caminos a tomar en caso de alarma.

lunes, 25 de julio de 2011

Amor sin barreras

Los de mi generación, recordarán una película de los 60 que se titulaba "West side story" y a continuación, le venía añadida la coletilla "amor sin barreras". Muy de más en mi opinión la citada coletilla, porque si hay amor de verdad, no puede haber barreras y si las hay, no hay amor. Así lo veo yo y así lo vi en aquella ocasión cuando, al salir del trabajo a las tres de la tarde de un viernes nos dijimos el uno al otro "y si nos vamos a la Costa Azul", así de fin de semana? No miramos nada más, ni si el coche que teníamos respondería a un viaje tan largo ni si volveríamos a tiempo de estar el lunes de nuevo en el trabajo. Cogimos la N-II rumbo a La Junquera, cruzamos la frontera, en una época que la había y además, había que mostrar el pasaporte en la aduana, y seguimos hasta Montpelier donde, ya cansados después de casi diez horas de carretera, nos detuvimos e hicimos noche en uno de esos hotelitos franceses tan acogedores. A la mañana siguiente, los croisanes del bar de al lado, junto al rico café "au lait", nos reconfortaron y nos insuflaron nuevos ánimos para continuar. Y seguimos, toda la riviera francesa, pasando por Montecarlo, donde el casino y nos detuvimos para echar unos francos en una de sus máquinas y hacernos una foto junto a un deportivo que había a la puerta del casino. Nada más. Pero nuestro enganche en la aventura continuaba, y así, nuestro viaje también siguió hasta Saint Tropez: qué pasada era ese precioso pueblecito de la costa francesa en los años setenta. Otro mundo, nada que ver con el gris moarengo de nuestra querida España. Colorido, gente guapísima, biquinis increibles incluso para hombres, ambiente cosmopolita con "glamour", nada de horterismo carpetobetónico o al menos así nos parecía a nosotros que salíamos cargados de ganas de ver mundo y lo nuestro, nos parecía de lo más vetusto, rancio, sin color excepto, ya digo, el gris y el marrón, colores muy españoles en aquellos años.

martes, 28 de junio de 2011

Bildu y el derecho a una oportunidad

Bildu y el derecho a una oportunidad

La desconfianza es el mayor enemigo que tiene la nueva organización política vasca frente al resto de las fuerzas políticas. Se dice de esa organización, que no tiene madurez democrática, como si alguno de los partidos que se formaron al comienzo de la transición en España, la hubieran tenido en el pasado. Comenzando por quienes desmantelaron el régimen de la dictadura, a la que habían servido en vida de Franco. El conglomerado de grupos que formaron la UCD, estaba compuesto por franquistas en su mayoría, incluso algunos de la extrema derecha. El PSOE, venía de un pasado en blanco, sin relevancia política en la clandestinidad y sin ninguna conexión con su pasado republicano. Lo mismo cabría decir del PCE, donde la práctica democrática nunca fue una de sus armas de trabajo y del que lo único que se sabía era que nos vendía una imagen idílica de la antigua URSS como referente ideológico por el que luchar.
Sólo el ansia de libertad movía los deseos de las fuerzas políticas entonces.
Otra cosa es la madurez que, por muy obvio que resulte decirlo, sólo se adquiere con la práctica.

Recuerdo lo que me dijo el presidente del tribunal que me examinaba en una reciente prueba de oposición a la enseñanza secundaria, tras haber concluido la prueba de didáctica: “A Vd. le falta experiencia didáctica, se  ve que no la tiene”. Y para qué pensaría él que me encontraba yo allí? Lo mismo que contestaba Machado cuando le pedían que escribiera para el pueblo: “Qué más quisiera yo”, respondía el escritor, con cierta ironía sobre el carácter iletrado de este pueblo nuestro. El camino se hace al andar, también de Machado.
Lo mismo ocurre con Bildu, a quien se exige una pureza de sangre democrática exenta de visos violentos, lo mismo que a los judíos españoles en la época de la Inquisición. A los conversos, se les exigía un convencimiento pleno en la fe católica, se les daba a comer carne de cerdo para ver cómo respondían al reto, en fin, todo siempre de la misma manera. Y a los conservadores españoles, al Partido Popular, se le ha exigido alguna vez que condenara el franquismo? Y a las Cortes españolas, al Parlamento, alguien les ha pedido una condena del régimen de Franco?
Nadie se fia de ellos pese a ser Bildu, una coalición en la que hay partidos nacionalistas con práctica democrática desde que Eusko Alkartasuna, uno de ellos fundado por Carlos Garaicoetxea, primer Lendakari del Pais Vasco en la nueva democracia, se deslindara del PNV.
Creo que Bildu, se merece una oportunidad. En primer lugar, porque ya se la ha dado el pueblo vasco al elegirlo,  premiando así la no violencia que se da desde hace dos años y en segundo lugar, porque es una coalición avalada por el Tribunal Constitucional cuyo argumento para legalizarlo, no puede estar basado más que en pruebas objetivas y no en cual haya de ser su devenir futuro. “Van a ser Vds.  buenos ciudadanos y a condenar la violencia? Se imaginan a los jueces ante tal argumento? Sólo las leyes tendrán respuesta a esas preguntas baladíes.

Otegi, está diciendo estos días en que se le está juzgando de nuevo en la Audiencia, que la práctica de la violencia como apoyo a la estrategia política independentista ya no les sirve, con lo que estaría reconociendo implícitamente que en otras ocasiones les fue útil. Pero es que acaso no les fue igualmente útil a los nacionalistas del PNV mientras gobernaron en Euskadi? Alguna vez temieron ser víctimas de atentados terroristas de ETA algún concejal del PNV? Con esto no quiero decir más que lo que digo, que al nacionalismo le resultaba de utilidad el uso de la violencia como forma de presión para sus logros políticos. Aquella frase de Arzallus, “estos chicos…”, qué insinuaba con ello?
Lo que está ocurriendo es que, desde sectores de la derecha aparte de su desconfianza hacia Bildu, les ha invadido una especie de “horror vacui” que se daría en el caso de que hubiéramos conseguido de una vez por todas, acabar con la violencia en Euskadi, y ello conseguido con un gobierno socialista al que nunca reconocerán su mérito por el logro. "Que ETA desaparezca sin estar nosotros en el poder, es inadmisible" dirán. Qué hacer ahora, sin ETA con lo rentable que ha resultado ser? 
Dejemos a Bildu que gobierne allí donde tiene potestad democrática para hacerlo y que se comporten como todos los gobernantes en España, tal como dice el ministro Rubalcaba. Ya digo, la democracia se consigue con la práctica, nadie nace demócrata como tampoco ingeniero.

jueves, 19 de mayo de 2011

Cabreados por fin

El cabreo está servido, por fin. Esta sociedad parecía una esponja capaz de absorber  todos los fluidos fecales procedentes de la vida pública, parecía que no se iba a reaccionar nunca ante tanta canallada, que no iba a llegar nunca el estado de cabreo que tenemos muchos españoles, yo creo que cada vez más. Los afiches que se pueden leer estos días en la Puerta del Sol de Madrid, hablan de los motivos del cabreo: se cita en ellos a los chorizos (que en castizo quiere decir ladrones), eso por los banqueros, grandes responsables de la crisis que se retiran con indemnizaciones vergonzosas,  de los políticos que estando imputados por corrupción van a salir elegidos el próximo domingo, pero también de toda la masa política que dice estar sometida a las exigencias del mercado, es decir, de los dueños del dinero y vamos a dejarnos ya los eufemismos a un lado. Aunque siempre hay excepciones a la indignación y si no, he ahí, el caso de la plaza de toros de Valencia el otro día, llena a rebosar en pleno éxtasis de adhesión inquebrantable hacia políticos imputados por corrupción.

Los carteles también exigen participación ciudadana que ahora no existe en España, esto es, exigen una democracia real donde haya debates en los barrios, con voz y voto en la toma de decisiones, una participación en la que los ciudadanos no seamos meros títeres que nos limitamos a ejercer el voto cada cuatro años y hasta luego Lucas, dejando a los políticos que sean ellos quienes tomen las decisiones sin pedirnos siquiera una opinión.
Se habla también en los afiches, de políticos de "poltrona", es decir, aquellos que tienen la política por profesión, políticos sin formación digna en la que apoyarse, a excepción de la pertenencia a un partido y una preceptiva sumisión.
Y también se llama desde los carteles, a la no participación en las elecciones. Hombre, en todo caso, lo que habría que hacer es no votar a los grandes partidos o ya en el colmo de la utopía, que no votase nadie a ver entonces que pasaría. Se produciría una situación no sólo insólita sino desesperante para las autoridades tal como plantea Saramago en unos de sus ensayos
Este cabreo ciudadano, al que se está llamando indignación, término más fino que el de cabreo, tal vez por la influencia del panfleto de Stéfhane Hessel, francés él, parece que se refiere sólo a la juventud, único sector de población con motivos para cabrearse y no es verdad, la plaza se está llenando estos días de gente de todas las edades, gente que tenemos motivos para estar hasta los huevos, como dice uno de los carteles, hasta los huevos de tanta caradura, de tanto aprovechado que pone el cazo para que se lo llenen, de tanta vulgaridad. Políticos cuyo único mérito para figurar en las listas es el de haberle puesto la silla al jefe un día ya lejano, pero que sigue cobrando del presupuesto mientras hace gala de una mediocridad pasmosa y sigue utilizando verborrea pseudoprogresista. Que se vayan a casa de una puñetera vez.

Y ya que se cita a la juventud como si fuera la única comprometida en esto, se me viene a la memoria la juventud de los partidos, esos que llaman los "cachorros" de la política, tal vez porque viendo un futuro negro para buscarse la vida, se afilian desde la Universidad o cualquier otro sector, se afilian digo para hacer carrera en un partido donde pueden encontrar una profesión y una manera de ganarse el pan. Y me acuerdo de ellos, de las "juventudes socialistas", de las "populares", etc. porque a ninguna de ellas se la ve indignada estos días en la Puerta del Sol, tal vez por no comprometer a las directrices de los aparatos de partido. La juventud tiene que formarse en el mundo empresarial y de allí, una vez adquiridos los conocimientos suficientes, pasar a la política para hacer realidad sus proyectos. Formar políticos desde los partidos sólo significa adoctrinamiento ideológico y no otra cosa. pero claro, digo yo empresas, cuales? Para ello, es necesario cambiar el modelo económico y los grandes partidos en esto se les está viendo el plumero por su falta de ideas.
Resumiendo, cabreo generalizado.

lunes, 9 de mayo de 2011

El tinglado Bin Laden


Que haya sido ahora, precisamente en estos momentos de plena efervescencia revolucionaria en el mundo musulmán, cuando los USA han liquidado a lider de Al Qaeda, no deja de ser sospechoso por cuanto el crimen de Estado ha servido para acaparar la atención mediática en detrimento de lo que está ocurriendo en esos países, donde continúan las represiones en Siria y Libia.
Consumada la venganza de los USA por el atentado del 11 S y tras el despliegue informativo que aquello ha ocasionado en los últimos días, creo que se debería retomar la atención en los verdaderos motivos que siguen existiendo en el mundo musulmán.
Se ha visto que el modelo USA a base de bombazos para exportar la democracia es erróneo y sólo ha servido de coartada al gobierno americano para ocultar otros fines más acordes con sus deseos. Recomiendo desde aquí, que se vea la película-documental “Let´s make Money” (Vamos a hacer dinero) sobre cuales son los caminos que sigue el dinero a través del mundo de las finanzas. Son varios los ejemplos que trata el documental, uno de ellos el que se refiere a la invasión de Irak con el derrocamiento de Sadam Hussein. Ni armas de destrucción masiva ni otras gaitas, eso ya lo sabemos. Sadam sería un “hijo de puta” pero era un títere de los americanos a quienes la democracia de ese país les importaba un bledo mientras el petróleo siguiera fluyendo. La película aporta un documento contado por uno de los llamados “sicarios financieros” del servicio secreto, quien explica por qué se decidió lo de Irak. Solamente porque Sadam amenazó con vender petróleo con otra moneda que no fuera el US $. Eso pasó antes de que lo derrocaran.
El documental es rico en ejemplos entre los cuales, cómo no, aparece el caso de España y su burbuja inmobiliaria, con casi 800.000 apartamentos construidos en la costa  andaluza y más de 80 campos de golf, el deporte que difundiera en España el malogrado Ballesteros. Apartamentos que… están vacíos y muchos ilegales. En fin, ved la peli que merece la pena para acallar a los voceros  que culpan de la crisis a los gobiernos cuando estos no dejan de ser más que meros títeres, como era Sadam. Y ahora que se acusa de mentiroso al actual gobierno de España, recordar a los voceros que, el gobierno de Aznar nos mintió con la justificación de la intervención en Irak actuando como lo que resultó después ser: una marioneta. A los USA, la democracia en los demás  no les ha interesado nunca, desde siempre. Ellos prefieren gobiernos dóciles, que acaten sus mandatos y que defiendan sus intereses, por ello, y volviendo al principio de esta reflexión, me cuesta aceptar que hayan tardado diez años en localizar al lider de Al Qaeda, justo ahora cuando el camino  a la democracia en el mundo musulmán, lo han emprendido los pueblos, a costa de su sangre y sin tener en cuenta “su odio a Occidente” sino sus ganas de libertad. Otra mentira más y van…

lunes, 18 de abril de 2011

Salvar la Casa de Campo, salvar Madrid

La ciudad de Madrid, bajo la dirección de su actual gobierno municipal, se está empeñando, dicho esto en el doble sentido de "empecinamiento y endeudamiento", en obras aparentemente grandiosas, sublimes, extraordinarias y a su vez ordinarias por lo chabacano, y está cayendo en lo vulgar, en lo kitsch.
Lo realizado en la M 30, concebida para el uso del coche, con el despilfarro de materiales costosos como el granito (Madrid presa del granito) y como colofón el proyecto Madrid Rio, con miles de arbolitos que harán exclamar a los ciudadanos "qué bonito está", ha mostrado que no hay nada que pare a este alcalde megalómano y derrochador, ni Bruselas cuando condenó las obras por el impacto que estaban causando. Fueron ocho años de calvario en los que la destrucción de patrimonio no puede justificar el resultado final. Desaparecieron miles de árboles desarrollados durante décadas, desaparecieron las instalaciones deportivas de la Virgen del Puerto, se ha alterado la superficie del terreno, apareciendo taludes y elevaciones impidiendo la visión, en lugares como la entrada al parque de la Casa de Campo. Incluso, la puerta de acceso al parque por el Puente del Rey, ha desaparecido, y en su lugar han instalado unos horribles y grotescos fustes de pseudocolumnas, en granito, para dar más espectacularidad al bodrio municipal, un   remedo de los Propileos de entrada a la Acrópolis ateniense. Cero en gusto estético.
Para hacer todo esto, no se ha contado con la participación ciudadana,ni siquiera a los vecinos de la zona, que sólo han sufrido mientras el caos ha perdurado. La oposición, acomodada en sus poltronas, esperando la campaña electoral,para decir que van a trasladar la sede municipal a la Casa de la Villa. Así os va a crecer el pelo.
Tenemos un problema en esta ciudad que si es de todos, hora va siendo ya de que se cuente con nuestra opinión. Basta ya de "cesarismo munícipe" y de izquierda acomodada: movilicémonos, como acaban de hacer en Paris. Allí, acabamos de saber que una organización que lucha por la salvaguarda del Bosque de Bolonia intentando parar lo que ellos consideran un atropello al parque: la construcción de un edificio proyectado por Frank Gehry, para la Fundación Louis Vuitton. Lo cierto es que el caso está en los tribunales de Paris, ya que la Coordinadora está luchando por algo que no consideran positivo. Por ello es importante la movilización ciudadana y reivindicar nuestra participación, a través de asociaciones, con poder de decisión y actuación. Es necesario descentralizar las decisiones que incumben a los barrios, a los vecinos.No nos podemos conformar sólo con ser oídos, hay que actuar.
Bien, pues aquí también tenemos una asociación que acabo de conocer con motivo de la maratón del domingo 17 de abril y que se está movilizando. De momento reclaman la puerta de la Casa de Campo al Ayuntamiento, quien no sólo la retiró sino que se niega a dar razones de su paradero: el despotismo autoritario. La asociación se llama "Plataforma salvemos la Casa de Campo" y tienen una dirección electrónica: ju.gavic@yahoo.es, por si alguien les quiere apoyar.
Es necesario que participemos porque en ello hay opción a las innovaciones y a nuestro derecho a hacer en nuestra ciudad aquello que más nos convenga.
Sólo un recordatorio: el actual Ayuntamiento de Madrid, se ha empecinado en dos ocasiones en traer a la ciudad una olimpiada. Sendos fracasos. Un Ayuntamiento que, siendo aspirante a olímpico, ha destruido instalaciones deportivas de la ciudad, la ya citada de la Virgen del Puerto, las de la Plaza de la Cebada y otras que ha tenido cerradas durante meses para luego privatizar.Y ha construido la Caja Mágica que no ha servido más que para enriquecer a la empresa constructora.Y todo, sin escuchar a nadie. Va siendo hora de que se nos oiga.

martes, 29 de marzo de 2011

El varón rampante

Un título el de este texto que en nada tiene que ver con Cósimo,  el personaje  de la novela de Italo Calvino que además es el de barón, título nobiliario de inferior categoría. Sí en cambio, con el de rampante en cuanto que se refiere al varón que  atrapa a los demás con sus garras y los seduce. Una especie de (ahora se dice mucho lo de "una suerte de") hipnotizador, de hechicero que a todos encandila. Sí, me refiero a esos hombres que seducen al resto con sus encantos, una especie de tiranos que se ven a sí mismos en lugar preeminente respecto a los demás. Cierto es que hay gente deseosa de ser deslumbrada, atrapada, debilidad que es aprovechado por este depredador.
En un sabroso artículo de Muñoz Molina, aparece una tipología muy real de estos faunos, unos tipos siempre masculinos, en la que seguro que encajaría como un guante a una manos adecuada, la figura de alguien cercano a nosotros.
Quien no ha conocido algún gurú de secta, por el que se han sentido subyugados muchos jóvenes, tal vez por esa necesaria y cómoda pasión que se siente por un lider con cierto carisma. No me voy a referir a los totalitarismos, nada de eso, sino a gente de nuestro entorno.
Pues sí, he conocido casos así, de parejas que habiendo emprendido juntas la ruta de la vida, poco a poco se van distanciando, no en los sentimientos que es otro cantar, sino en las metas a conseguir. Se me dirá, hombre es que los hombres corren más, son más audaces y ambiciosos, etc. Otro mito, no tampoco. Todo empieza con un recetario de consejos que el varón recomienda a la mujer, sabedor de la necesidad que ella tiene. "Tú lo que tienes que hacer L es esto que yo te digo, es lo que te conviene" o "no hagas esto, mejor dedícate a esto otro". Mientras él, que no necesita orientación alguna porque goza de inspiración divina, continua con lo suyo, su carrera, su promoción para subir peldaños, sus estudios. Ella, entusiasmada, cegada por la ilusión que le inocula el prócer que tiene en casa, se sacrifica por su carrera (la de él) que puede devenir incluso en crítico de arte de magazine especializado y le ofrece toda la cobertura necesaria para sus logros. Ante la brutal asimetría que se va labrando entre ambos, él muy certero siempre encuentra la solución final. Mira E (esta es otra), tenemos que dejarlo, reconozco que me has ayudado mucho desde nuestros duros comienzos, cuando tenía que leer todo lo existente de cierto artista para poder comentar sobre su obra, o cuando encontraste aquel estudio, precioso y barato, un chollo, en una recoleta plaza del centro histórico de la ciudad, con árboles en el exterior, donde mi espíritu podía encontrar el sosiego que requiere toda actividad creativa del intelecto.
Afortunadamente, en el libro que cita Molina y sobre el que está basado su artículo, la autora Anne Roiphe, quien también cayó en las garras de un varón rampante, logró librarse de su hechizo demostrando a su marido que valía más que él sin tanta pose ni arrogancia. Ojalá a mis dos amigas les haya ocurrido otro tanto y logrado salir de su estado de hipnosis, se lo deseo.

sábado, 12 de marzo de 2011

Terremoto en Japón

Todo lo que está diciendo la prensa, TVs, Internet, etc. sobre la terrible desgracia que acaba de golpear a Japón, no deja lugar a nuevas aportaciones que no se ciñan a lo emocional, al impacto que puede causar algo que ha  ocurrido tan lejos de aquí a seres humanos,  a sus vidas brutalmente atacadas cuando no terminadas definitivamente. Todo lo que se diga sobre el dolor de la gente, en  nada será comparable con el sentir de quien lo padece.  
Conozco un amigo japonés, se l lama Ogiuchi, viene mucho a España, de la que conoce casi toda su historia literaria, sobre todo la del Siglo de Oro. Ha traducido al japonés el Quijote, es profesor en una universidad en Tokio, le encante España, sus costumbres y su vino, su cocina y sus pueblos, ya digo, sabe  más de España que muchísimos españoles.
Le pilló en el baño, en una séptima planta del edificio donde se encontraba, no ha sufrido daños en su  integridad, me lo ha contado por    mail, volverá por   aquí en abril, mientras tanto tendrá que    colaborar en el levantamiento de  la moral de su pueblo, acostumbrado ya aconvivir con las desgracias, y con el terror nuclear.
Ogi, desde aquí te deseo lo mejor para tí y para tu pueblo, acostumbrado también a resurgir de sus cenizas como el ave Fenix y     volver al trabajo

miércoles, 23 de febrero de 2011

Papel del ejército y el 23 F

Aquí estamos celebrando el 23 F, no por lo que tenga de gesta memorable sino porque es bueno para mantener viva la memoria. El espanto tragicómico causado por aquellos fantoches absolutamente descontextualizados y un absurdo Tejero rememorando a Pavía sirvió para de nuevo, transportarnos al siglo XIX con sus pronunciamientos. Todo lo que se diga de aquello ya se ha dicho y si no, se inventa como suele hacerse en España. Pero puede que no, que no se haya dicho todo o al menos, a mí no me consta. Y esto se refiere a lo de cual debía ser entonces lo que pensaba gran parte de los mandos militares de la época, de cual había de ser su papel en una democracia, para que estaban ellos ahí. Son cosas que nadie les había aclarado todavía, nadie había osado tocar ese punto para evitar equívocos a los militares. Había miedo y mucho. Aquellos truhanes, Tejero, Milans, Inestrillas, etc. conservaban intacto en el 79 y 81, su andamiaje ideológico, el mismo que habían tenido en la Dictadura y heredado de quienes hicieron y ganaron la guerra en España. Ganada contra quien, contra nosotros mismos, contra los españoles, a los que habían jurado defender. De quien? De los mismo españoles, el absurdo a lo Ionesco, un dislate.
Lo de Libia, donde el Gadafi ha contratado mercenarios para que su ejército no tenga que vomitar al tener que matar a los suyos, sirve para recordar que Franco y su camarilla de traidores hizo lo mismo aquí, trayendo mercenarios marroquies del ejército de Africa, siendo apoyado además por más mercenarios alemanes e italianos. Todos ellos a sueldo y unidos a un ejército traidor, el español quien violando la Constitución republicana no tuvo empacho en masacrar a su pueblo al que tenía que defender, empezando en primer lugar por los mandos militares leales a la República a los que Franco mandó fusilar para ir abriendo boca. luego, tras la victoria se represalió y sometió a un pueblo a un proceso de lobotomización general, para impedirle futuros brotes de violencia y así cuarenta años. Un precio muy caro para este pueblo siempre maltratado por sus gobernantes, ignorado la mayor parte de las veces y que tras aquella tragedia de la guerra, no dudó en claudicar y esperar con calma a que el cadáver de su enemigo pasase frente a su puerta. Después, una democracia implantada sobre un pueblo dócil y carente de ansias vengadoras, un pueblo que no pide cuentas de nada a nadie ni a los criminales de entonces, de la guerra y la Dictadura, un pueblo  facil de llevar, son todos ellos ingredientes propicios para hacer pensar que de nuevo se podía intentar el golpe y ganarlo esta vez, no como en el 36, cuando el pueblo dijo no a los mercenarios. Y todavía, cuando algunos están buscando los cadáveres de sus familiares entre las cunetas, se oyen voces escandalizadas por ese deseo de remover heridas. Para estos, lo mejor es olvidarlo todo, guardar la basura bajo la alfombra y, a lo sumo, están dispuestos a aceptar que se retiren las estatuas ecuestres del Caudillo de calles y plazas, nada más, así, dentro de poco nadie sabrá que el tipejo del caballo fue un criminal amparado por la Iglesia y la oligarquía. Por eso no soy partidario de esa retirada de estatuas, ni que se derribe el horrible adefesio del Valle de los Caídos, porque esa es nuestra historia, una permanente "performance" macabra que debe conservarse en la memoria. Por todo ello creo  que lo mejor en estos tiempos, donde los ejércitos siguen siendo protagonistas, el mejor destino para el nuestro ha sido el que tiene ahora, fuera de las fronteras, haciendo guerritas por otras partes y si esa es una nueva manera de defender a España, pues bienvenida sea la novedad, la prefiero a la tradicional. Maquiavelo  decía que mientras Italia no tuviera un ejército propio y pudiera desprenderse de los ejércitos mercenarios, no sería libre ni estaría unida. No pensaba él en cómo evolucionaría la visión del tema.

domingo, 13 de febrero de 2011

Quien soy yo?

Cualquiera que siga la actualidad nacional aunque sólo sea por encima, incluso en la prensa gratuita, verá que muchos no quieren ser como son, o como parece que son. Me explicaré. La derecha política se desgañita desde hace mucho tiempo en tratar de convencer a los españoles que ellos son de centro, como si lo de ser de derechas fuese corrosivo como el ácido. Miren a señor Rajoy,cada lunes y cada martes nos ofrecen de él una imagen de persona llena de bondad, moderada aunque no resolutiva (qué diantre querrá decir esto, será un eufemismo?). Recuérdese que los moderados en el siglo XIX español, eran una escisión de los liberales frente a la otra parte de estos, los progresistas. Al final, fueron los moderados los que trazaron el perfil político de España y del que seguimos viviendo. 
Por contra, la derecha mediática presume de ser de derechas. Lo dicen desde sus púlpitos: "Estamos orgullosos de ser de derechas" y hacen bien, aunque sobran las palabras:"Por sus acciones los conocereis" decía alguien que no recuerdo. Por tanto, es malo o bueno ser de derechas? Dependerá de algo, como casi todo.
Por su parte, la izquierda abertzale a toda prisa quiere desvincularse de su pasado pro etarra, aunque no acabe rematando del todo, esto es, incluyendo la condena de los delitos cometidos por la banda. Así, ahora de pronto acaban de ver la luz de la verdad! Loado sean sus santos que les han iluminado aunque nadie les crea, como tampoco a la derecha. Esto puede conducir a una esquizofrenia y, como se ve por el panorama, no estamos sobrados de buenos políticos.
Permitanme una sobredosis de escepticismo que voy a ingerir, pero me huele a falsa conversión, ya saben, es algo tradicional en España no tragar con los conversos, se les hace pasar por el aro para luego no creer en ellos. Nos cuenta José Jimenez Lozano que los judios conversos para contentar a la Inquisición y mostrar su conversión al cristianismo, añadían el chorizo y la morcilla a sus cocidos como una afirmación de catolicismo, una especie de prueba del algodón que no convencía a nadie y menos aun a los cristianos viejos resabiados ellos. En fin, seguiremos la película.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Váyase, señor Mubarak

Váyase, señor Mubarak

Resulta ahora, que además de los gobiernos occidentales había otra gente que desde hace años se preguntaba cómo era posible que siguieran manteniéndose en el poder regímenes corruptos en Túnez o en Egipto. Ellos lo sabían pero yo nunca les había oído manifestarse al respecto, hasta ahora. Qué gracia! Incluso hay quien encuentra la respuesta en Manuel Azaña, último Presidente de la II república española y apartado de la vida política y de la otra por la rebelión del ejército de España en apoyo de una causa reaccionaria. Y la respuesta que daba Azaña era la utilización de las armas del autoritarismo y la corrupción para la pervivencia de tiranías. A mi entender, se olvidaba de otra muy importante, esto es, el consentimiento del pueblo. Es el pueblo el que mantiene en el poder a los tiranos, y sin su apoyo los tiranos no son nadie, cómo se ha visto en Túnez y, ojalá se vea pronto en Egipto y otros más cercanos a nosotros.
Y es que, los pueblos han dicho basta ya, y lo han hecho porque han querido, porque han dado muestras de libertad habiendo estado tanto tiempo sin conocerla. Será esto porque el deseo de libertad, es una elección?
Elegimos ser libres de la misma manera que elegimos no serlo. La libertad, cierto es, se toma, no hay que esperar a que te la den. Aquí, siempre la excepción hispana, estuvimos esperando a que nos la diesen, lo que sería muestra de la "bonheur" que se disfrutaba en España aún sin libertad. Así pues, de la misma manera que existe el deseo de libertad existe también el deseo de servidumbre, de sometimiento al tirano. Lo decía La Boétie, el amigo de Montaigne: "Lo único que los hombres no desean, es la libertad, porque si la deseasen la obtendrían"
Según La Boétie, no hacía falta combatir al tirano, bastaba con plantarse, como lo está haciendo el pueblo en las plazas de El Cairo,  con no darle nada al tirano para deshacerse de él. Los pueblos que se rebelan ante la tiranía, dejan  de darle a ésta lo más preciado para que se sostenga, el pienso que necesita para alimentarse, esto es, su servidumbre. En términos de La Boétie, cuando es el pueblos quien elige lo que desea, está utilizando su libertad, que la tiene casi naturalmente, lo que daría pie a encontrarse de repente con un parentesco inesperado entre deseo de libertad y deseo de servidumbre, para decidir ser libre o servil. En esta ocasión, el pueblo le dice al tirano, "váyase, señor Mubarak", fórmula ésta bien conocida aquí cuando la utilizaba el gran "FAES, Adventurer" y con resultados satisfactorios.
Y yo digo, váyanse los tiranos y que hablen los pueblos.

sábado, 8 de enero de 2011

La doctora Ochoa o Lady Foster ha vuelto

Resulta que hace algunos años, apareció en las pantallas de TV el rostro de una mujer rubia a la que todos llamaban doctora. Y ya saben que en España existe la tendencia a equiparar el título de doctor con la profesión de médico, es decir que los doctores son sólo médicos, olvidando la existencia de doctores en historia o matemáticas, por ejemplo. El caso es que todos, yo al menos debido a la influencia de esa creencia, llegamos a creer que la citada señora era una médico. Nos hablaba de sexualidad, palabra que parecía que ella acababa de traer a nuestro vocabulario desde el extranjero. Nos decía más finamente, que los órganos genitales femenino y masculino, los teníamos no sólo para la reproducción sino que también nos podían servir para divertirnos. Nos hablaba de sexualidad en una palabra, algo que ella intuía con gran sagacidad que nosotros ignorábamos. No recuerdo lo que duró aquello; había consultorio sexológico a la doctora que, ya digo, se comportaba como una médico, dadas las recomendaciones que hacía y el tono paternalista (maternalista en su caso) que empleaba. Después nos enteramos , yo al menos, que era doctora en psicología, profesión tan digna como la de médico por supuesto.
El caso es que, al cabo del tiempo la señora aludida, cuando consideró que los españoles íbamos en el futuro a saber utilizar nuestros genitales, además de para reproducirnos y orinar, para pasarlo bien, pues ella desapareció de las pantallas y nunca más se supo.
Años más tarde, aparece su nombre de nuevo en los medios: se iba a casar nada menos que con mundialmente renombrado arquitecto inglés Norman Foster. Tras el enlace, ella pasaría a ser lady Foster.
Su vida ya parecía más dedicada a ser la de una figura en la sombra de un gran árbol, todo hay que decirlo, y sus apariciones en los medios siempre estaban ligadas a la figura del relumbrón "fosteriano" hasta que, la doctora Ochoa-lady Foster, decidió hacerse experta en arte, tal vez por influencia casera, tanta arquitectura y tanto estilo, sin duda debieron ejercer en ella una gran influencia. Y fundó una galería-librería además de una revista, empezó a citar a grandes autores del arte internacional con los que ella tenía contactos permanentes, nos informó a los españoles de la escasa repercusión que tienen en el exterior nuestros creadores artistas y, eso sí, nos dio a conocer algunos nombres de nuestros artistas para deleite e ilustración: Luis Gordillo, Eduardo Arroyo, Cristina Iglesias y algún otro para que supiéramos. También citó museos como el MACBA, en Barcelona o el CGAC de Santia, por si no sabíamos que existían para que los visitásemos. Y sobre todo de lo imprescindible que para ella y su nueva profesión, resulta el hacer continuos viajes a Nueva York, Pekín ( ella dice ya Beijing), Zurich, etc
En fin que hace años nos enseñó a follar y ahora nos trata de enseñar a arte porque ve que tanto antes como ahora, los españoles la necesitamos. gracias doctora-artista Ochoa y dele también las gracias a su marido-mecenas, Mr. Foster.