lunes, 11 de junio de 2018

Feria del Libro en el Retiro

"Dia 10 de junio de 2018, volví como todos los años a visitar la Feria. El Retiro parecía una selva o un bosque alemán, los árboles estaban frondosos y más verdes que nunca y parecía que hubieran hecho una repoblación forestal....Pero cuando llegué al estanque y busqué mi "sauce llorón" de mi adolescencia, éste había desaparecido.........."

Este fue el pequeño relato escrito por una amiga y dejado en una caseta encargada de recopilar todos los pequeños relatos en los que apareciesen motivos relacionados con un día en la Feria,  libros y naturaleza, y participar así en un concurso. Ese paseo por el parque, da  mucha alegría, invitando a hojear los libros que aparecen en las casetas y que, en la mayoría de los casos, son libros que nunca ves en las librerías, al menos así nos ocurre a nosotros. Cuando entras en una librería, lo primero que te encuentras es lo que se conoce por algunos como "el muro", un mostrador que casi te cierra el paso hacia el interior del local y en el que se encuentran los principales ladrillos más vendidos. Los Stephen Kings, Revertes, Aramburus y su "Patria", etc, ah! y este año hay otro candidato a "best seller", el "Ordesa" de un tal Manuel Vilas, que firmaba libros en una caseta con una cola kilométrica. Pudimos ver a Juanjo Millás, un gran escritor, excelente, que se enfrentaba a unos poquitos entusiastas y que, el mismo día que firmaba libros en el Retiro, había presentado un excelente artículo sobre el arte de escribir, en el Babelia del sábado.
Me gustaría proponer a las autoridades competentes de Madrid, que hubiese una Feria del libro permanente en Madrid, en ese mismo lugar, el Paseo de coches del Retiro, precioso marco, donde todo el mundo parece centrado solamente en visitar las casetas y hojear los libros. Qué placer el que se siente cundo se hojea y, de paso, también se ojea un libro de papel. Qué cosa puede sustituir al libro de papel, cómo se puede hablar de un cacharro digital, en el que caben, hasta cuatrocientos ejemplares, allí todos juntos, en una pequeña cajita con su pantalla, no tiene comparación (ahora dicen algunos "comparativa", tal vez les venga por influencia digital).
Inmenso placer es el de comprar libros en la Feria y, al término de la aventura, visitar Casa Martín, en el paseo Menéndez Pelayo, una tabernita encantadora, llevada por una familia de entusiastas madrileños, que hacen las delicias de los que la visitamos, con sus fritos recién hechos, a base de croquetas, hamburguesitas, empanadillitas, traído todo ello en unas bandejas metálicas, del obrador de cocina propia, y que se terminan en un abrir y cerrar de ojos.
La toma del autobús tras las croquetas, pone el punto final a lo que ha parecido un sueño de una maravillosa mañana en el Retiro. Hasta el año que viene.Feria del libro

lunes, 26 de marzo de 2018

La invención de un delito


Por fin ha caido el último de los rebeldes independentistas catalanes que, gracias a la ayuda del Eurogrupo, será traído a España para que conozca la última moda en cárceles que tenemos. Ya casi están todos enchironados, qué gran obra la del gobierno de España, sin mover un dedo, está capturando a todos los disidentes separatistas, con un juez, independiente como corresponde a un verdadero Estado de derecho, que se rige por una rigurosa división de poderes, donde ninguno de sus tres poderes comete injerencias en alguno de los otros. Por favor, no me hagan de reir.
El Código penal tipifica el delito de rebelión, con el ingrediente imprescindible del uso de violencia, sin especificar lo que entiende por violencia. Pero el juez del Supremo no necesita que el código le ayude, pues él encuentra rasgos equiparables a lo que él entiende por violento y los encuentra en los hechos de septiembre y octubre del 2017, ocurridos en la calle, que tenían por finalidad, según consta en el auto, "doblegar a la autoridad". Para este juez, no hace falta que se agreda a las personas  para que exista violencia, basta simplemente tener la intención de que la autoridad, supongo que se refiere a los Mossos de Escuadra, no pueda intervenir al verse desbordada "por tanta violencia". Y ello después de que se acusó a los Mossos de no haberse mostrado más contundentes con los violentos. Supongo que su señoría, más versado que yo en estas cosas, sabrá explicar. 
Lo de que el juez del Supremo se inventa un delito que no existe, a base de rellenarle con aquello de lo que carece, según consta en su auto de procesamiento, no es ninguna broma. Este juez considera como rebelión la interpretación que él hace, de unos hechos que no están tipificados como constitutivos del delito de rebelión. Es decir, este juez añade al supuesto de rebelión elementos que no tiene, quizá con la intención de hacer de aquel, un delito mas rico de contenidos a su favor. Incluso para darle más dramatismo al asunto. Mas eso no es prevaricar, verdad que no?

Y ahora qué va a pasar? Nuevas elecciones para julio, dicen, y de ahí, nuevo candidato a la Generalitat, al que se le note menos su  preferencia por los catalanes partidarios de la secesión. Y seguiremos con el carrusel, girando y girando la rueda de la fortuna, como la de los casinos, hasta que la bola se quede en el número del gobierno-ganador. Y si vuelven a sumar mayoría los independentistas, qué va a hacer este gobierno que no hace nada, por congelación de su lider? Seguir aplicando el 155 tan benefactor, ya que siempre tendrá de su parte, jueces dispuestos a acusar de rebelión a todos los que no acaten su Constitución, y sin necesidad de hacer política, para qué, la política queda así reducida a aprobar presupuestos año, tras año.

De los independentistas, qué se puede decir? Nunca se han querido dar cuenta que un gobierno conservador español, jamás de los jamases, se sentará con ellos a hablar de independencia, de ruptura de la unidad de España. Jamás. Aunque sí que lo saben, cómo no van a saber eso? Es decir que, sabían donde se metían, y aun sabiéndolo, decidieron enfrentarse al gélido Rajoy y su fiel escudera Santamaría, y los independentistas no querían ni oir hablar lo que se decía desde la Moncloa, qué no,que eso es ilegal, que había que respetar las leyes. Ellos seguían burlándose del gobierno sin reparar que, de quien verdaderamente se estaban burlando era del Estado, de derecho o izquierdo, el Tribunal Constitucional, los letrados del Parlament, del Estado en definitiva. Por eso no nos podemos lamentar de que estén en la cárcel, ellos debían saber que estaban jugando con fuego y si lo sabían, entonces es que son unos necios. Porque hacer algo ignorando sus consecuencias, es de ingenuos pero hacerlo sabiendo que se la juegan, es de necios. Lo que han hecho los independientes es una necedad, por tomarle el pelo a Leviatan.










martes, 20 de marzo de 2018

No con mis impuestos

Es la frase de moda y no tan de moda, que se dice por bares y tertulias. A la gente le duele mucho que el gobierno gaste su dinero  malamente, independientemente de si se trata de mucho o poco.
Lo que le ocurre a la gente es que si su dinero, tiene un destinatario que no le gusta, es entonces cuando se queja y dice aquello de "se está pagando con mis impuestos" o "no con mis impuestos". Por ejemplo, los detractores de la monarquía, lo dicen muy a menudo, que vaya gasto estéril, si resulta que la monarquía no sirve para nada y, sobre todo cuando los monarcas cometen estupideces como lo de irse a esquiar a Formigal el mismo fin de semana en el que los pensionistas se manifiestan por mejorar sus pensiones, más allá del 0,25 % que ha dado la Báñez. Sí, tienen razón en enfadarse en esto, pero una República con su presidente elegido democráticamente, también tiene sus gastos. Además, para estupidez la del padre emérito del rey cuando fue a cazar leones. Hay que tener presente que las estupideces también cuestan su dinero, por lo que es mejor considerar el gasto de la monarquía como una inversión, ya que sirve para tener distraído al usuario como hacen las cadenas de televisión.
Sin embargo, nadie se queja de que se emplee su dinero en la compra de los aviones Eurofighter, por exigencias de la OTAN, forzando además al gobierno a emplear en su totalidad, lo que exige la organización militar, el 2% del PIB a cada país miembro que, por cierto los países europeos, no lo cumplen. Tampoco se queja la gente de que, con sus impuestos, se financie una educación que segrega a niños y niñas, en centros educativos que reciben dinero público, los concertados, la mayoría religiosos. Tampoco, que no se emplee más de sus impuestos, en sanidad, etc.

Mire Vd. lo cierto es que el contribuyente quema su mal humor con estas memeces de la Corona y con una reina plebeya que irrita mucho, pero entretiene, no la reina, el hecho en sí. Resulta paradógico que los mismos que repudian la Corona, hubieran preferido para reina, una princesita del HOLA, procedente de casa real europea. Así son las cosas en España.

Y qué decir del crimen de Las Hortichuelas, sobre el niño Gabriel, la atención que le han brindado los medios, teles y radios, el interés mostrado en este caso, su seguimiento con búsquedas por charcas y pozos. Al final ha resultado que todos se olían la autoría, la Guardia civil, la mamá, el papá, todos sospechaban de la misma persona. Desvelar esa sospecha, hubiera dado más morbo al asunto si bien, hubiera entorpecido las tareas de los investigadores.
Como culebrón entretenedor, es mejor descubrir al asesino/a al final. Teles privadas y también públicas, sin olvidar las emponzoñadas redes sociales, se han volcado en hacernos ver que el crimen sobre el niño Gabriel, ha sido una muestra más de las psicopatologías del ser humano, en una época como la actual, plagada de crímenes de tal calibre que, obviamente hacen necesaria la existencia de esa famosa ley revisora  de las penas que, el Gobierno nos sirve y que, además de tener a todos/as entretenidos/as, dudo mucho que sea más severa y efectiva que la actual, ya de por sí muy dura. Esto en nuestro país, cuya tasa de criminalidad es de las más bajas de Europa.
Lo cierto es que, entre las provocaciones de la Corona, con subidas a la nieve y el asesinato del niño Gabriel, los usuarios se entretienen y descuidan los verdaderos problemas a los que tendrían que dedicar más atención, como los gastos militares, las pensiones y los ladrones del Partido Popular contabilizados hasta ahora, claro está.

jueves, 15 de marzo de 2018

Gabriel o el cuidado de los hijos

Lo del crimen de Las Hortichuelas, la pequeña localidad almeriense, ha dejado al país conmocionado, no sólo por el hecho del crimen a un niño de ocho años, sino por la perversidad y falta de humanidad, que han acompañado a la autora confesa del suceso. Que el niño comenzase la pelea con ella o no, es lo de menos. Lo de más, es haber confesado que asfixió al pequeño en un arrebato incontenible de furia. Tratar de esconder el cuerpo del chaval, entra en la lógica del criminal, sea astuto o necio, como es el caso. Lo más escalofriante para las mentes de la gente es conocer que la autora, una vez hecho lo anterior, volvió a su vida diaria, a su rutina y se unió al coro de lamentos que, empezando por los de los padres, unidos en la desgracia para esta ocasión ya que están separados, comenzaba a contagiar a los vecinos. Y los lamentos de Ana Julia, la autora, eran de los más sentidos aparentemente, teniendo además la entereza y sangre fría, de consolar al padre e irse por la noche (esto no lo he leido, pero es de suponer) a dormir con él según lo habitual. Como si nada. Eso puede estremecernos, por el contraste que ofrecen ambas actitudes en una misma persona. Pero el ser humano, no es unívoco ni rectilineo en su conducta, siempre sometida a vaivenes que, en ocasiones proceden de lo más profundo de la psique humana.

Y los padres de Gabriel, nadie ha hablado de ellos, bastante tienen con soportar el infinito dolor que han estado sintiendo durante la desaparición del niño. Unos padres, separados y con ese niño repartido entre ellos, tal como se hace ahora. El padre, viviendo con esa novia de la que debía desconocer hasta sus apellidos. Y ella, la muy afectada madre, acosada por un individuo de la zona,
que acaba siendo detenido por violar la orden de alejamiento que tenía...
Nada de esto, quizá,  aporte algo a la resolución del caso, pero indica un contexto nada envidiable para un niño que está haciéndose. Y, puesto que del contexto nada se habla, es por lo que hay que indagar en él, en el contexto, en el medio donde se movía la vida de estas personas, y así llegar al texto, es decir, al  hecho delictivo. Cual era el ambiente familiar de ese niño? :
- Unos padres separados, con una madre que estaba siendo acosada por un individuo denunciado por ella por lo que un juez le obligaba a llevar un detector de distancias, ya que tenía orden de alejamiento. El individuo había violado esa orden de alejamiento y, al principio de la desaparición del niño, figuraba entre los sospechosos.
- El padre de Gabriel unido sentimentalmente con Ana Julia, la asesina confesa, a la que no debía de conocer mínimamente.
- Una abuela octogenaria que, el día de la desaparición del pequeño, le dejó que fuese solo  a la casa de los familiares, sin apercibir la presencia de la Ana Julia.
- Ana Julia, la autora, que aparece de pronto y consigue que el niño la acompañe tras haberse separado de la abuela. 

Lo primero que uno se pregunta es, donde estaban ese día los padres? Era martes el dia del secuestro y muerte de Gabriel, día de colegio y de trabajo. El niño, por la calle, con la abuela hasta que ésta le pierde de vista camino de la otra casa a la que se dirigía. Entonces aparece ella, "la bruja" tal como la ha llamado la afligida madre, quien invita al niño a que le acompañe, desviándole de su primer destino. Y los padres, acaso estaban trabajando? Trabajaban ese día, alguno de ellos, los dos?  Nada se ha dicho sobre ello.
Desde el momento de la aparición de estos en escena, los llantos de dolor y la escenografía montada para encontrar al niño, con camisetas, carteles y fotografías, con dibujos del colegio, han sido constantes. Declaraciones a los medios, con atril y micrófono "ad hoc",  sus rostros crispados por el permanente llanto, disposición casi de protocolo, para recibir a ministro, presidenta de la Junta, mandos de la guardia civil, etc., momentos en los que esos rostros rotos por el dolor, se trocaban en sonrisa de oreja a oreja, histérica tal vez, ante las visitas de las personalidades. Algo inconcebible, me parece a mí, pasar en cuestión de segundos de una actitud a otra. Un papel el de los padres de auténticos irresponsables. Seguro que al final, la muerte del chaval servirá para la reconciliación de la pareja, al tiempo.

lunes, 12 de marzo de 2018

Gente mala

Cadena perpetua revisable, esa es la pretendida condena que se esgrime como novedosa. Dicen que está humanizada, porque intenta no ser revanchista, vengativa. Una ley humanizada para aquellos que carecen de humanidad, que no sienten nada por los seres humanos, menuda paradoja.
Dicen que la nueva ley,  con las revisiones futuras que se haga de las condenas, el condenado irá entrando poco a poco en razón, ese espacio donde la mayoria se instala, donde aunque no sea más que por el temor a las leyes, las personas se frenan, sientan o no empatía por el género humano. Y siempre se hará con vistas a  una posible rehabilitación del condenado para que se pueda proceder a su reinserción en la sociedad.
Los expertos, criminólogos, psicólogos, sociólogos, policías, carceleros y todos los que conocen el ámbito del delito, son escépticos a  la hora de apostar por la "cura" mental de los que han cometido crímenes horrendos, para cuya acción no sintieron el menos apego por sus víctimas. Cómo se puede lograr que gente que no respeta la vida de los demás, que tiene una visión distinta a la común, que antepone sus objetivos a la vida ajena, que banaliza la vida de la gente, que no siente nada por ella, cómo se pretende que cambie por el hecho de permanecer en prisión un cierto tiempo y que al cabo de él, con los efectos que hayan tenido sobre esa personalidad los tratamientos recibidos así como la meditación entre las paredes de la prisión, cómo se puede creer que se pueda producir algún cambio.....Hay que recordar la exigencia que se hace  a los asesinos de ETA, para que muestren su arrepentimiento y pidan perdón a sus víctimas, qué finalidad tiene eso? Acaso se pretende que la sociedad vea la contundencia del Estado con los asesinos, a los que trata como el cura católico a sus pecadores, "arrepiéntete, pecador y tuyo será el reino de Dios". Es todo demasiado naif, nadie se arrepiente de sus fechorías, unas veces por no dejar sus principios con el culo al aire y otras porque nadie se lo va a pedir, nadie pide a un/una psicópata que sea bueno a partir de un cierto momento para lograr su rehabilitación, libertad y, por tanto, su reinserción. Quien quiere que se reinserten asesinos como los últimamente conocidos? Quien los quiere volver a ver por la calle? Luego, para que sirve una condena que se puede revisar cada cierto tiempo para ver si en alguna ocasión se ven ya señales de cambio en la personalidad del condenado. Fijémonos en el caso de ese monstruo deleznable, al que llaman el "chicle", quien sin haber empezado todavía a cumplir su condena, ya está calculando, con la inestimable ayuda de su abogado, que en siete años, estará en la calle para lo cual sólo tiene que mostrar buena conducta ....mientras está en la cárcel.
Dicen que este tipo de condena a perpetuidad revisable, que está sometida en la actualidad a un cálido debate y que inevitable y forzosamente se tiene que ver condicionada por las últimas atrocidades que estamos viendo, es en el fondo una "cadena perpetua" pero que, el pudor y lo políticamente correcto, tratan de quitar hierro y la llaman de la otra manera, sólo para que el Estado pueda presumir que no tiene afán de revancha y que no se pone a la altura de los asesinos.
Otros dicen que seguirán cometiéndose el mismo tipo de crímenes, que el endurecimiento de las leyes no servirá nunca para disuadir de cometerlos. Pues claro que no, al Estado no le interesa que desaparezca el crimen, qué pasaría entonces disfrutando de una "paz perpetua" kantiana?  Y eso lo saben bien en USA, donde la pena de muerte no frena el crimen ni los asesinos se abstienen de serlo. Es por ello que creo que la sociedad no debe aspirar nunca con ingenuidad infantil, que leyes duras erradiquen el crimen. Por el contrario, su máxima a lograr ha de ser que el asesino desaparezca de la sociedad, que se quede en la prisión hasta su agotamiento, hasta que no pueda más. No merece volver al mundo  del que se apartó por odio, incluso es por su bien, que se le ha de apartar de esa sociedad a la que dañó y por la que no sintió una pizca de piedad, de humanidad. Nadie le va a querer nunca.




miércoles, 13 de diciembre de 2017

El varón rampante

Un título el de este texto que en nada tiene que ver con Cósimo,  el personaje  de la novela de Italo Calvino que además es el de barón, título nobiliario de inferior categoría. Sí en cambio, con el de rampante en cuanto que se refiere al varón que  atrapa a los demás con sus garras y los seduce. Una especie de (ahora se dice mucho lo de "una suerte de") hipnotizador, de hechicero que a todos encandila. Sí, me refiero a esos hombres que seducen al resto con sus encantos, una especie de tiranos que se ven a sí mismos en lugar preeminente respecto a los demás. Cierto es que hay gente deseosa de ser deslumbrada, atrapada, debilidad que es aprovechado por este depredador.
En un sabroso artículo de Muñoz Molina, aparece una tipología muy real de estos faunos, unos tipos siempre masculinos, en la que seguro que encajaría como un guante a una manos adecuada, la figura de alguien cercano a nosotros.
Quien no ha conocido algún gurú de secta, por el que se han sentido subyugados muchos jóvenes, tal vez por esa necesaria y cómoda pasión que se siente por un lider con cierto carisma. No me voy a referir a los totalitarismos, nada de eso, sino a gente de nuestro entorno.
Pues sí, he conocido casos así, de parejas que habiendo emprendido juntas la ruta de la vida, poco a poco se van distanciando, no en los sentimientos que es otro cantar, sino en las metas a conseguir. Se me dirá, hombre es que los hombres corren más, son más audaces y ambiciosos, etc. Otro mito, no tampoco. Todo empieza con un recetario de consejos que el varón recomienda a la mujer, sabedor de la necesidad que ella tiene. "Tú lo que tienes que hacer L es esto que yo te digo, es lo que te conviene" o "no hagas esto, mejor dedícate a esto otro". Mientras él, que no necesita orientación alguna porque goza de inspiración divina, continua con lo suyo, su carrera, su promoción para subir peldaños, sus estudios. Ella, entusiasmada, cegada por la ilusión que le inocula el prócer que tiene en casa, se sacrifica por su carrera (la de él) que puede devenir incluso en crítico de arte de magazine especializado y le ofrece toda la cobertura necesaria para sus logros. Ante la brutal asimetría que se va labrando entre ambos, él muy certero siempre encuentra la solución final. Mira E (esta es otra), tenemos que dejarlo, reconozco que me has ayudado mucho desde nuestros duros comienzos, cuando tenía que leer todo lo existente de cierto artista para poder comentar sobre su obra, o cuando encontraste aquel estudio, precioso y barato, un chollo, en una recoleta plaza del centro histórico de la ciudad, con árboles en el exterior, donde mi espíritu podía encontrar el sosiego que requiere toda actividad creativa del intelecto.
Afortunadamente, en el libro que cita Molina y sobre el que está basado su artículo, la autora Anne Roiphe, quien también cayó en las garras de un varón rampante, logró librarse de su hechizo demostrando a su marido que valía más que él sin tanta pose ni arrogancia. Ojalá a mis dos amigas les haya ocurrido otro tanto y logrado salir de su estado de hipnosis, se lo deseo.

martes, 5 de diciembre de 2017

El error judicial

Puigdemond dice ahora que no descarta salir corriendo, que está volviéndose majareta y que la independencia puede esperar. No es descartable tampoco, que haya perdido ya esa fe mesiánica en el mensaje recibido que le inducía sin poderlo evitar, a cometer toda una serie de dislates y felonías, a sabiendas, es decir, con plena consciencia de que lo hacía, que han servido para poner Cataluña a los pies de los caballos cual circo romano. Muy al borde del abismo? No lo creo así.

A ver, como se dice ahora. Jueces y fiscales, ateniéndose escrupulosamente al mandato legal, han llevado a la cárcel a todo un gobierno autonómico después de que hubiera sido destituido. Era eso lo que había que hacer? Para jueces y fiscales, sí, ellos no tienen en cuenta la repercusión social de sus actos, y sólo piensan en los bienes jurídicos que han sido violados, en este caso la legalidad. Y eso es actuar con inteligencia? No, evidentemente, a  jueces y fiscales no se les pide ni exige el uso de la inteligencia, sólo aplicar el reglamento. De haber actuado con inteligencia, no habrían enchironado a todo un gobierno ni tampoco excarcelado  a unos cuantos y no a todos.  Y eso por qué? 
Porque de la manera como lo han hecho, puede hasta resultar beneficioso para la causa independentista. Todo nacionalismo tiene su victimario, esa especie de cementerio en el que ellos depositan sus sufrimientos. Mitos ancestrales y mucho sufrimiento y una facilidad calculada para activar los surtidores lacrimales, como hacía la Rovira mientras clamaba por una libertad sustraída a los catalanes que, ahora resulta que no tienen, los catalanes. Por eso digo que, no es bueno alimentar el victimario de los nacionalistas, bastante ponen ellos de su parte.

Sin embargo,  jueces y fiscales son meticulosos y lo escudriñan todo, calculando la medida del delito y la parte de pena que le corresponde a cada uno, ni un centímetro más de pena, ni de menos.
Jueces y fiscales, están pidiendo siempre que se les deje actuar con independencia, sin intrusiones, sin presiones, para que sus autos y sentencias ajusten rigurosamente a derecho. Lo de menos para ellos, es que sus sentencias puedan servir mejor o peor para las estrategias de otros, en este caso de los independentistas. Ellos se ajustarán siempre a derecho, sin salirse nunca de él. Sí, de verdad?

Entonces, qué es lo que se podría decir de esos jueces, fiscales y abogados, todos expertos en aplicar las leyes, cuando especulan sobre si unos ojos abiertos o cerrados en una víctima de violación, significan cosas diferentes, que se sufre o se goza, dando así motivos para que su dictamen cambie de dirección? Qué decir de aquellos jueces que han llegado a preguntar a la víctima de violación (una jueza, en este caso) si llevaba bragas ese día, porque claro está, unas bragas bien puestas pueden proteger a una dama, no a una cualquiera claro. O si en el momento del forzamiento a la víctima, hubo resistencia por parte de ésta, si cerró o no las piernas para disuadir así al atacante?  A eso se le llama ajustarse a derecho? 

Resulta difícil comprender que en casos así, se esté actuando conforme a derecho, en todo caso sería al derecho de ese juez.  Los profesionales del derecho, jueces, fiscales y abogados, tienen su moral y cuando están trabajando, en vez de colgar su moral en un perchero, se la llevan consigo y la aplican junto a las leyes. Quiere esto decir que, usando sus propios principios morales en los casos judiciales,  los jueces se sentirían más reforzados al emitir la sentencia? Podrá hablarse entonces de la existencia de un error judicial? Desgraciadamente no, porque una vez declarada la sentencia, el error judicial no existe, como quedó demostrado en el caso Calas, del que nos hablaba Leonardo Schiaschia en una de sus novelas.