jueves, 19 de mayo de 2011

Cabreados por fin

El cabreo está servido, por fin. Esta sociedad parecía una esponja capaz de absorber  todos los fluidos fecales procedentes de la vida pública, parecía que no se iba a reaccionar nunca ante tanta canallada, que no iba a llegar nunca el estado de cabreo que tenemos muchos españoles, yo creo que cada vez más. Los afiches que se pueden leer estos días en la Puerta del Sol de Madrid, hablan de los motivos del cabreo: se cita en ellos a los chorizos (que en castizo quiere decir ladrones), eso por los banqueros, grandes responsables de la crisis que se retiran con indemnizaciones vergonzosas,  de los políticos que estando imputados por corrupción van a salir elegidos el próximo domingo, pero también de toda la masa política que dice estar sometida a las exigencias del mercado, es decir, de los dueños del dinero y vamos a dejarnos ya los eufemismos a un lado. Aunque siempre hay excepciones a la indignación y si no, he ahí, el caso de la plaza de toros de Valencia el otro día, llena a rebosar en pleno éxtasis de adhesión inquebrantable hacia políticos imputados por corrupción.

Los carteles también exigen participación ciudadana que ahora no existe en España, esto es, exigen una democracia real donde haya debates en los barrios, con voz y voto en la toma de decisiones, una participación en la que los ciudadanos no seamos meros títeres que nos limitamos a ejercer el voto cada cuatro años y hasta luego Lucas, dejando a los políticos que sean ellos quienes tomen las decisiones sin pedirnos siquiera una opinión.
Se habla también en los afiches, de políticos de "poltrona", es decir, aquellos que tienen la política por profesión, políticos sin formación digna en la que apoyarse, a excepción de la pertenencia a un partido y una preceptiva sumisión.
Y también se llama desde los carteles, a la no participación en las elecciones. Hombre, en todo caso, lo que habría que hacer es no votar a los grandes partidos o ya en el colmo de la utopía, que no votase nadie a ver entonces que pasaría. Se produciría una situación no sólo insólita sino desesperante para las autoridades tal como plantea Saramago en unos de sus ensayos
Este cabreo ciudadano, al que se está llamando indignación, término más fino que el de cabreo, tal vez por la influencia del panfleto de Stéfhane Hessel, francés él, parece que se refiere sólo a la juventud, único sector de población con motivos para cabrearse y no es verdad, la plaza se está llenando estos días de gente de todas las edades, gente que tenemos motivos para estar hasta los huevos, como dice uno de los carteles, hasta los huevos de tanta caradura, de tanto aprovechado que pone el cazo para que se lo llenen, de tanta vulgaridad. Políticos cuyo único mérito para figurar en las listas es el de haberle puesto la silla al jefe un día ya lejano, pero que sigue cobrando del presupuesto mientras hace gala de una mediocridad pasmosa y sigue utilizando verborrea pseudoprogresista. Que se vayan a casa de una puñetera vez.

Y ya que se cita a la juventud como si fuera la única comprometida en esto, se me viene a la memoria la juventud de los partidos, esos que llaman los "cachorros" de la política, tal vez porque viendo un futuro negro para buscarse la vida, se afilian desde la Universidad o cualquier otro sector, se afilian digo para hacer carrera en un partido donde pueden encontrar una profesión y una manera de ganarse el pan. Y me acuerdo de ellos, de las "juventudes socialistas", de las "populares", etc. porque a ninguna de ellas se la ve indignada estos días en la Puerta del Sol, tal vez por no comprometer a las directrices de los aparatos de partido. La juventud tiene que formarse en el mundo empresarial y de allí, una vez adquiridos los conocimientos suficientes, pasar a la política para hacer realidad sus proyectos. Formar políticos desde los partidos sólo significa adoctrinamiento ideológico y no otra cosa. pero claro, digo yo empresas, cuales? Para ello, es necesario cambiar el modelo económico y los grandes partidos en esto se les está viendo el plumero por su falta de ideas.
Resumiendo, cabreo generalizado.

5 comentarios:

  1. No he tenido tiempo de leérmelo completo tu "Cabreados", pero la reflexión resulta interesante, en cuento tenga un rato te comento, hoy tengo el día complicado en La Granja......, Veremos que pasa esta tarde con la macroconcentración de Sol y en que acaba todo ésto y mañana a votar!!!!! No nos olvidemos, es lo mas importante VOTAR. Besos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Para votar hay que tener por lo menos 2 candidatos que representen a dos caminos diferentes. En las democracias modernas el bipartismo es un espejismo. El PP y el PSOE son clones tal como en Francia el UMP y el PS, en Inglaterra el Labour y los Tories, en los EEUU los Democratas y los Republicanos.... En este mundo que se ha vuelto loco la alternativa esta entre el pueblo y las hyperelites entre la nacion y el mundialismo, entre el capitalismo que protege a los potentes y el capitalismo que castiga igualmente al artesano y a la banco multinacional, enfin la alternativa esta entre un mundo autenticamente democratico y un mundo que presume de democracia. En Francia la alternativa para un indignado como yo se llama Marine Lepen !

    ResponderEliminar
  4. La derrota del PSOE es desgraciadamente un triunfo del PP. De una forma o de otra es una desgracia para el pueblo espanol.

    ResponderEliminar
  5. Lo que es una desgracia es q el PP consiga la victoria a costa de la vagancia del Psoe. Aquí nadie trabaja.No hay oposición no hay alternativa, no hay movimientos que realmente se "muevan". No nos movemos ni en casa, que es donde primero hay que empezar a moverse.El 15 M había que haberlo aprovechado y movernos todos, y no acabarlo convirtiendo en una protesta de "antisistema" como ahora quieren presentarlo muchos medios de comunicación. Hay un artículo de Antonio Saenz de Miera en el ABC del 28.05.11 que relaciona el 15m con Mayo del 68 que resulta muy interesante, es una buena reflexión. Si tenéis oportunidad leeroslo y me comentais.

    ResponderEliminar