sábado, 4 de diciembre de 2010

Controladores aéreos

La táctica empleada por esta gente al no trabajar y provocar el daño que están haciendo, no es la de unos irresponsables, que previamente no calculan los daños que van a causar, de sobra lo sabían "a priori"; tampoco lo hacen empujados por sus "inhumanas condiciones de trabajo" ni tampoco porque "el Gobierno no haya atendido suficientemente sus reivindicaciones" desde el mes de julio que tuvieron la anterior movida. Lo primero que están demostrando con su actitud, es el más absoluto de los desprecios a la ciudadanía a la que tanto daño han hecho, pero también a España, a su economía en estos tiempos de reducida confianza en el exterior, a la imagen de nuestro país; a su Gobierno que no "les escucha"...
Y es aquí donde, me apuesto algo a que la andanada lanzada por estos canallas lo es contra el Gobierno de España, sí, para que caiga ya de una vez y sin que se pueda levantar. Un gobierno que no les da lo que piden, sí, pero también un Gobierno que lleva años sufriendo el acoso de la derecha y con unos argumentos de derecha reaccionaria. Ese gobierno, tiene que caer de una vez y me atrevo a apostar que eso es lo que más les motiva. Su fuerza, ha quedado clara: han paralizado el país. Y al Gobierno también, ya que la reacción de éste ha sido tardía y el anuncio de Rubalcaba a las 12 del mediodía, ha sido hecho con voz temblorosa y gasto nervioso. No ha demostrado el gobierno la firmeza que cabría esperar en la reacción de alguien  cuando es atacado a traición. Es en este tipo de situaciones donde la tibieza no debe tener cabida, donde la firmeza y valentía en las respuestas debe quedar claramente expuesta. Que no quieren trabajar, "Estado de alarma ya mismo", sin esperar tantas horas y si no como hizo Reagan, todos a la calle. Es muy grave lo que han hecho, han atacado a todo un país, eso es terrorismo en estado puro, no sé todavía cómo nadie lo haya llamado de esa manera, a mí me lo parece.