jueves, 19 de mayo de 2011

Cabreados por fin

El cabreo está servido, por fin. Esta sociedad parecía una esponja capaz de absorber  todos los fluidos fecales procedentes de la vida pública, parecía que no se iba a reaccionar nunca ante tanta canallada, que no iba a llegar nunca el estado de cabreo que tenemos muchos españoles, yo creo que cada vez más. Los afiches que se pueden leer estos días en la Puerta del Sol de Madrid, hablan de los motivos del cabreo: se cita en ellos a los chorizos (que en castizo quiere decir ladrones), eso por los banqueros, grandes responsables de la crisis que se retiran con indemnizaciones vergonzosas,  de los políticos que estando imputados por corrupción van a salir elegidos el próximo domingo, pero también de toda la masa política que dice estar sometida a las exigencias del mercado, es decir, de los dueños del dinero y vamos a dejarnos ya los eufemismos a un lado. Aunque siempre hay excepciones a la indignación y si no, he ahí, el caso de la plaza de toros de Valencia el otro día, llena a rebosar en pleno éxtasis de adhesión inquebrantable hacia políticos imputados por corrupción.

Los carteles también exigen participación ciudadana que ahora no existe en España, esto es, exigen una democracia real donde haya debates en los barrios, con voz y voto en la toma de decisiones, una participación en la que los ciudadanos no seamos meros títeres que nos limitamos a ejercer el voto cada cuatro años y hasta luego Lucas, dejando a los políticos que sean ellos quienes tomen las decisiones sin pedirnos siquiera una opinión.
Se habla también en los afiches, de políticos de "poltrona", es decir, aquellos que tienen la política por profesión, políticos sin formación digna en la que apoyarse, a excepción de la pertenencia a un partido y una preceptiva sumisión.
Y también se llama desde los carteles, a la no participación en las elecciones. Hombre, en todo caso, lo que habría que hacer es no votar a los grandes partidos o ya en el colmo de la utopía, que no votase nadie a ver entonces que pasaría. Se produciría una situación no sólo insólita sino desesperante para las autoridades tal como plantea Saramago en unos de sus ensayos
Este cabreo ciudadano, al que se está llamando indignación, término más fino que el de cabreo, tal vez por la influencia del panfleto de Stéfhane Hessel, francés él, parece que se refiere sólo a la juventud, único sector de población con motivos para cabrearse y no es verdad, la plaza se está llenando estos días de gente de todas las edades, gente que tenemos motivos para estar hasta los huevos, como dice uno de los carteles, hasta los huevos de tanta caradura, de tanto aprovechado que pone el cazo para que se lo llenen, de tanta vulgaridad. Políticos cuyo único mérito para figurar en las listas es el de haberle puesto la silla al jefe un día ya lejano, pero que sigue cobrando del presupuesto mientras hace gala de una mediocridad pasmosa y sigue utilizando verborrea pseudoprogresista. Que se vayan a casa de una puñetera vez.

Y ya que se cita a la juventud como si fuera la única comprometida en esto, se me viene a la memoria la juventud de los partidos, esos que llaman los "cachorros" de la política, tal vez porque viendo un futuro negro para buscarse la vida, se afilian desde la Universidad o cualquier otro sector, se afilian digo para hacer carrera en un partido donde pueden encontrar una profesión y una manera de ganarse el pan. Y me acuerdo de ellos, de las "juventudes socialistas", de las "populares", etc. porque a ninguna de ellas se la ve indignada estos días en la Puerta del Sol, tal vez por no comprometer a las directrices de los aparatos de partido. La juventud tiene que formarse en el mundo empresarial y de allí, una vez adquiridos los conocimientos suficientes, pasar a la política para hacer realidad sus proyectos. Formar políticos desde los partidos sólo significa adoctrinamiento ideológico y no otra cosa. pero claro, digo yo empresas, cuales? Para ello, es necesario cambiar el modelo económico y los grandes partidos en esto se les está viendo el plumero por su falta de ideas.
Resumiendo, cabreo generalizado.

lunes, 9 de mayo de 2011

El tinglado Bin Laden


Que haya sido ahora, precisamente en estos momentos de plena efervescencia revolucionaria en el mundo musulmán, cuando los USA han liquidado a lider de Al Qaeda, no deja de ser sospechoso por cuanto el crimen de Estado ha servido para acaparar la atención mediática en detrimento de lo que está ocurriendo en esos países, donde continúan las represiones en Siria y Libia.
Consumada la venganza de los USA por el atentado del 11 S y tras el despliegue informativo que aquello ha ocasionado en los últimos días, creo que se debería retomar la atención en los verdaderos motivos que siguen existiendo en el mundo musulmán.
Se ha visto que el modelo USA a base de bombazos para exportar la democracia es erróneo y sólo ha servido de coartada al gobierno americano para ocultar otros fines más acordes con sus deseos. Recomiendo desde aquí, que se vea la película-documental “Let´s make Money” (Vamos a hacer dinero) sobre cuales son los caminos que sigue el dinero a través del mundo de las finanzas. Son varios los ejemplos que trata el documental, uno de ellos el que se refiere a la invasión de Irak con el derrocamiento de Sadam Hussein. Ni armas de destrucción masiva ni otras gaitas, eso ya lo sabemos. Sadam sería un “hijo de puta” pero era un títere de los americanos a quienes la democracia de ese país les importaba un bledo mientras el petróleo siguiera fluyendo. La película aporta un documento contado por uno de los llamados “sicarios financieros” del servicio secreto, quien explica por qué se decidió lo de Irak. Solamente porque Sadam amenazó con vender petróleo con otra moneda que no fuera el US $. Eso pasó antes de que lo derrocaran.
El documental es rico en ejemplos entre los cuales, cómo no, aparece el caso de España y su burbuja inmobiliaria, con casi 800.000 apartamentos construidos en la costa  andaluza y más de 80 campos de golf, el deporte que difundiera en España el malogrado Ballesteros. Apartamentos que… están vacíos y muchos ilegales. En fin, ved la peli que merece la pena para acallar a los voceros  que culpan de la crisis a los gobiernos cuando estos no dejan de ser más que meros títeres, como era Sadam. Y ahora que se acusa de mentiroso al actual gobierno de España, recordar a los voceros que, el gobierno de Aznar nos mintió con la justificación de la intervención en Irak actuando como lo que resultó después ser: una marioneta. A los USA, la democracia en los demás  no les ha interesado nunca, desde siempre. Ellos prefieren gobiernos dóciles, que acaten sus mandatos y que defiendan sus intereses, por ello, y volviendo al principio de esta reflexión, me cuesta aceptar que hayan tardado diez años en localizar al lider de Al Qaeda, justo ahora cuando el camino  a la democracia en el mundo musulmán, lo han emprendido los pueblos, a costa de su sangre y sin tener en cuenta “su odio a Occidente” sino sus ganas de libertad. Otra mentira más y van…