lunes, 19 de enero de 2015

Sentido del humor y libertad de expresión en Charlie Hebdo

Desde que ocurrió la barbarie de Paris contra Charlie Hebdo, ya con las cabezas más frías,  se han ido sucediendo las opiniones contrarias a considerar la libertad de expresión un valor de nuestra democracia que tiene que ser respetado por todos, incluso por aquellos que no lo tienen entre sus valores culturales.
Luego está lo del sentido del humor, qué cosas nos hacen gracia y que otras no. El  humor, no lo olvidemos, es desde Cervantes, una seña de identidad nuestra, de Occidente.
La libertad de expresión, incluso entre nosotros, tiene sus limitaciones. No podemos hacer apología del nazismo o gastar bromas sobre el Holocausto judío, sin recibir duras críticas, incluso cayendo en el delito, siendo acusados de antisemitismo en caso de hacerlo. Por tanto, satirizar con caricaturas  los iconos de una cultura que, además de tener una religión aicónica, es decir, sin imágenes, tiene sus seguidores y por la que estos manifiestan unos sentimientos, no puede tomarse como algo gracioso sólo por defender esa libertad de expresión que, a nosotros, también nos limita y nos frena a la hora de hacer bromas sobre judíos, como también nos frenamos aquí empleando para ello la autocensura más abyecta, cuando hay que reprochar algo al rey anterior, habiendo tenido que esperar a que dejase de serlo para conocer la ampliación  de nuevos vástagos.

En cuanto al humor, estamos convencidos de lo bueno que es reír, incluso empezando por reirnos de nosotros mismos en primer lugar. Pero la burla o broma pesada, incluso a nosotros los occidentales, también nos puede llegar a molestar y hacer daño, sobre todo si atenta contra nuestros sentimientos más arraigados. Ademas, está el insistente error que se comete cuando se trata de exportar a todo el mundo nuestra cultura, nuestros valores democráticos. Fuera de los adelantos tecnológicos y la Coca Cola, los musulmanes no están dispuestos a ser colonizados también por nuestros derechos humanos y nuestra libertad de expresión. Es entonces, cuando nos estamos saliendo del marco, del contexto que se dice ahora. Cada pueblo tiene que seguir su propio camino, y deberá modernizarse, si quiere hacerlo, cuando lo necesite o surjan líderes que lo propugnen, como hizo la cultura occidental que no siempre fue como ahora. Los luteros, calvinos, ilustrados y revolución francesa, son europeos y sabemos, cual es el marco en el mundo donde han sido aceptados y, desde luego, el Islam no está incluido en ese marco, pues ellos siguen sin resolver aun el litigio que existe desde Mahoma entre chiies y sunnies, y lo que les queda.

Ignorando si el Islam tiene sentido del humor, lo que ha quedado en evidencia es que no es compatible con el nuestro y que lo que sí tienen son unos sentimientos que se deben respetar. El tipo de bromas y burlas que ellos utilicen, todavía no les ha llevado a mofarse de la virgen María, de Jesucristo o del Papa, al menos que yo sepa. Si lo hiciesen estaríamos ante un caso de relación simétrica entre ellos y nosotros. También ha quedado en evidencia con los hechos de París, que a los musulmanes les sienta como una patada que se burlen de sus cosas y es ahí, donde no se debe insistir. Dejemos a cada cual con lo suyo, pongámonos en el lugar del otro cuando tomamos a broma sus creencias y midamos las consecuencias de nuestras expresiones que nunca deben sobrepasar ese marco en el que son proferidas. Tal vez no hubiera ocurrido esa barbaridad, si los franceses de origen africano y religión musulmana, que llevan en Francia desde hace dos y tres generaciones, hubieran tenido un grado de integración más elevado en la sociedad gala, uno de los fallos de la República, por lo que no estaríamos hablando de ello. Y que no se acuda a la demagogia de decir que para que no nos maten, no hay que burlarse de ellos ni de su medievalismo retrógrado, porque a lo peor lo hacen. Veremos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La ley francesa castiga la incitación al odio y a la violencia. Pero al mismo tiempo el blasfemo no es un delito desde 1789. Que pasa cuando la origen de la violencia es precisamente un blasfemo? Eso es el tema. Lógicamente los tribunales hubieran debido prohibir la publicación de las caricaturas ya que el riesgo que den a actos de violencia era bastante claro. Si no porque haber puesto la sede de Charlie bajo vigilancia de la policia.

    En resumen no se aplico la ley y eso es lo que causo el atentado. Su los tribunales hubieran aplicado la ley ni hubiera pasado.

    Otra tema es la cuestión de saber si Charlie era un símbolo de la libertad de expresión o al contrario un periódico de propaganda anti-islámica. Eso no lo saben los extranjeros. Y la verdad es que ahí hubo un engaño de tamaño titanesco.

    Charlie Hebdo no es un periódico satírico que tira en todas las direcciones, politicos, religion,... eso era el Charlie Hebdo de antes de 1999. En 1999 al punto de quebrar une secunda vez vino el señor Philippe Val. Quien es ese tío?. Nada menos que uno de los fundadores del Circulo del Oratorio. Y que es eso. Nada menos que la plantilla de los neo-conservadores americanos en Francia. Cuales son sus propósitos? Proponer el choque de las civilizaciones como estrategia des siglo 21.

    A partir de 1999, no se hablo nunca mas de los judios. Por una sola broma ingenua sobre la conversion al judaísmo del hijo de Sarkozy, el caricaturista Sine - uno de los pillares de Charlie Hebdo - fue dimitido por Val. También se fue Delfeil de Ton otro pillar del antiguo CH.

    La nueva linea editorial era simple: provocar a los musulmanes mas radicales para dar pretexto al occidente el enfrentamiento militar al lado de ISrael : guerra de Irak, intervención en Libia y si no fuese por Putin en Siria.

    Charlie Hebdo es un instrumento del nuevo orden mundial y nada mas.

    bueno ya esta bien no?.......

    ResponderEliminar