miércoles, 4 de julio de 2012

El nacionalismo español

Que este pueblo español es diferente a los de alrededor, nadie lo duda. Todos nuestros vecinos, franceses, portugueses, alemanes, ingleses. etc. tienen motivos muy sólidos para tener sentimientos patrios. En todos los casos que conozco, esos sentimientos están relacionados con un pasado glorioso o con alguna hazaña concreta. Algunos se han remontado a un pasado tan lejano que cuesta creerles y sobre todo entenderles. Son los sentimientos nacionales, los que hacen a las personas sentirse vinculadas a la misma tierra donde nacieron. El problema de esos sentimientos surge cuando se llevan al extremo de utilizarlos como arma arrojadiza contra los demás.

Un francés del siglo XIX, Renan, se basaba en la idea de que  era francés todo aquel que quisiera serlo. Lo que se ha llamado un plebiscito diario. Frente a esta forma de nacionalismo de corte liberal había un nacionalismo  romántico, que hablaba de la raza de un pueblo, del hecho cultural,  a los que vincula con la nación, el Volgeist o "Espíritu del pueblo"de Herder y Fichte. Y aquí empezaba el lío que llevó a los enfrentamientos y a las guerras. Y no es que a nosotros nos falten motivos para sentirnos orgullosos de haber nacido en esta tierra. Los tenemos en todas las épocas de la historia, sólo hay que conocer un poco la historia de nuestro país

Sin embargo los españoles, cuando han estado calientes  para enfrentarse a otros pueblos, no lo han hecho por sentimientos patrios heridos que yo recuerde. Cuando lo han hecho ha sido porque les estaban tocando los c...Y eso sí que no. Contra Napoleón lo hicieron entre otras cosas, porque sus soldados se acostaban con las mujeres de los españoles, y ahí sí que duele. Prueba de ello es que, después de echarles de aquí, los españoles clamaron como niños, por su príncipe Fernando, el deseado, ansiosos de que volviese para darles por el culo.  
Contra los militares de Franco, se alzaron porque ya resultaba  el colmo que su propio ejército, el que tenía la obligación de defenderles, se rebelase contra ellos para favorecer a los ricos, a los terratenientes, a la Iglesia, en fin a quienes una gran parte de los españoles consideraba desde hacía mucho tiempo, los verdaderos causantes de sus calamidades y de su atraso. El caso es que por unos u otros avatares, los españoles en general, no tenemos el sentimiento de patria demasiado arraigado, por no tener, no tenemos ni letra en el himno, una marcha militar para más gracia. Y de qué íbamos a hablar en esa letra? Que valores íbamos a estar dispuestos a defender con ese "chunda chunda" que además, ya se lo tocaban a Franco? Así, pasa, que ha tenido que ser el futbol, el aglutinante que ha unido a casi todos, seguro que también a vascos y catalanes, aunque todavía, les cueste pronunciar la palabra España. Pues muy bien, a mí me gusta que seamos diferentes al resto, que no cantemos un himno y que nos descoyuntemos durante unos días en torno a La Roja, ese es nuestro rasgo diferencial, lo que nos hace distintos del resto, sin tener que recurrir a la historia ni a la raza o al ADN como hacía aquel fósil del paleolítico superior llamado Arzallus. No hemos tenido que buscar en nuestras raices, sólo ha hecho falta y además en muy poco tiempo, que apareciese un elemento aglutinante, capaz de entusiasmar, algo por lo que estar contentos y felices. La  verdad es que ha merecido la pena ver a esos tíos de la selección jugar al futbol mejor que nadie y ver a la gente envolverse en la misma bandera que tenía Franco, para que luego digan que hay revanchismo. Lo que pasa es que nos da igual, ocho que ochenta, no somos serios pero este es el país donde todo el planeta querría vivir, por ello no se entiende a los nacionalistas periféricos, que quieren irse de con nosotros, unos matando gente hasta hace muy poco tiempo y los otros porque dicen que les sale muy caro estar aquí. Sinceramente, ambos nacionalismos, me resbalan abiertamente por la espalda por ser tan pueblerinos.

2 comentarios:

  1. De acuerdo en casi todo. Bueno en todo. Respecto a la Roja, lo único criticable es que se haya aprovechado para crear un "nacionalismo" futbolístico, amén de que se concedan unas primas que no sé si el país se puede permitir.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rodolfo, pero lo que verdaderamente no se puede permitir el país, son las primas por indemnización que se llevan los gestores banqueros, en Bankia, en CAM, etc. después de sus fracasos. Y mucho menos, el alto nivel de corrupción en el que estamos metidos, en la política sobre todo.
      Abrazos

      Eliminar