jueves, 19 de diciembre de 2013

El futbol en el contexto de la corrupción

 Acaba de incorporarse a la partida de los corruptos un nuevo miembro, el futbol y la utilización de dinero público por parte de algunos clubs, que tiene que ver con terrenos que se intercambian entre clubs y ayuntamientos. Añadamos a esto, el caso particular de la estrella azulgrana, el pulga Messi, y sus asuntos turbios con Hacienda con la  mediación de su papá.
Eramos pocos y....Quien se va a encargar ahora de dar la cara por estos clubs? Seguro que no faltará alguien que ponga la mano en el fuego por ese jugador o por el club de sus amores, implicado en asuntos de recalificación de terrenos. No faltarán, seguro, como así ocurrió el día que Messi acudió a declarar al juzgado por su fraude a Hacienda: la gente que le esperaba a la puerta del juzgado, empezó a aplaudir al ídolo, qué ignominia la de este pueblo, sin conciencia cívica del deber,  que se somete con placer al embrutecimiento cegador en defensa de su pasión inmediata. Ese mismo público entusiasta ciego, debería recordar que son los grandes clubs españoles los que no pagan sus cuotas a la Seguridad Social ni tampoco a la Hacienda pública, motivo éste por el que pequeñas empresas con dificultades financieras y que también deben dinero al Fisco, son embargadas sin remisión. La ley siempre es igual para todos.
Y es que la práctica de poner la mano en el fuego es muy del partido en el gobierno, en defensa de sus chorizos aunque después, nieguen haberles conocido a pesar de la evidencia de los cargos, lo que les ha hecho callar como putas y mantener un ensordecedor silencio como el que ofrece un bosque solitario.
  Pese a lo cual, no se tienen noticias de asistencias médicas en unidades de quemados en hospitales, a los que hayan acudido Rajoy, Cospedal, Rita Barberá, Esperanza Aguirre, etc y tantos otros quemados. Claro que el partido popular al manejar ahora los hospitales como si fueran sus cortijos, habrá gozado de la correspondiente discreción por parte de las autoridades sanitarias, para no dar a conocer el estado de salud de estos encubridores. Y ante todo esto, esperar que escampe, como le decía Carrero Blanco al caudillo, aguantar excelencia.
 Por su parte, la población, el pueblo soberano, sigue impasible, no sólo ante las consecuencias de los recortes por esta falsa crisis, sino ante el latrocinio que se ha producido en los últimos tiempos, con delincuentes como Miguel Blesa, el protegido del partido popular y su consocio, el inefable Rodrigo Rato, ambos responsables del hundimiento de Bankia ese bodrio-fusión que llevó a la ruina a miles de incautos y crédulos ahorradores. Mientras el banquero Blesa, se dedicaba a cazar leones y a negarle a Aznar y Gallardón, la compra de una colección de cuadros de pintura por una cifra escandalosa. Un gesto que, dada la situación del sujeto, indica que tiene algo de dignidad.
 Y la población, insisto en ello, presenciando el "reality show" como si se tratase de un partido de fútbol, con sus enormes tragaderas, capaces de digerir la ración de cacicadas y latrocinios que cada cierto tiempo, se ofrece.
Pero esta gente que nos gobierna, tiene la sartén por el mango. Nos quitan derechos, a las mujeres relegándolas al papel de menores de edad, a los escolares con la supresión de la filosofía en beneficio de una historia de España más ideológica, más española, que la de las Comunidades autónomas que han barrido para casa, y por cada derecho que nos quitan, aparece un nuevo caso de corrupción, como el  tal Gonzales, Presidente de Madrid, y la imputación a su señora del lujoso apartamento en Marbella. No importa, ahí está la máquina de echar humo para ocultar todo. Así, el citado señor recién citado, saca pecho diciendo al gobierno que Madrid no puede soportar más recortes, así, como un Guzmán el Bueno con corbata, aparenta enfrentarse al gobierno para atraerse a los madrileños. Caradura no le falta al tal Gonzalez,  pese a su semblante de conejo asustado y aludiendo que le persigue una prensa hostil que saca a la luz la manera de vivir que ellos han elegido, pero de manera irregular.
Es tal la cascada de casos pestilentes que están ocurriendo en España, donde los detentadores del poder político, lo aprovechan en beneficio propio, que los intentos de Artur Mas por convocar un referéndum soberanista en Cataluña para este año o la patética reunión del "club de los 63", los asesinos de ETA salidos de la cárcel por la supresión de la doctrina Parot, resulten ambos casos como una nube salvadora para el gobierno, porque oculta y distrae la atención del mal tan estructural y tan enquistado que tiene este país: la corrupción política.
Pero los españoles a lo nuestro, que es el futbol, verdadera estructura vertebradora de nuestra esencia, que hace que se aplauda a un defraudador como Messi, el día que fue a declarar ante el juez y dijo aquello con indudable acento porteño de que "de la plata, se encargaba papá". Lo más importante es estar entretenido para poder tragar el sapo diario que se nos da.

No hay comentarios:

Publicar un comentario