martes, 9 de abril de 2013

Otro modelo de realidad

Aquí en el levante sur de España, vamos, en Almeria la crisis parece que no les haya llegado, falso de todo punto, ya que la sufren igual que el resto. Las restricciones y recortes, les han repercutido. Los opositores de este año a enseñanza infantil y primaria, tienen miedo de que ocurra como el año pasado, que no se convocaron las de secundaria.
Sin embargo, cuando observas a la gente de por aquí, en el bar, en los paseos, en la compra diaria, te das cuenta que nunca hablan de la crisis, como si ignorasen lo que pasa en el pais. Sus conversaciones no giran alrededor del paro, la corrupción, ni de Barcenas, la Mato y sus bolsitos, los ERES andaluces, y eso que son de su tierra. Mucho menos, se fijan en los Pujol Ferrusola, forrados sin saber nadie cómo lo han logrado. Tampoco hablan de la infanta real, ni de Urdangarin. Bueno pues, que parecen pàsar.
Hablan de sus cosas, del apartamento, de la comunidad de propietarios, de bajarse una "peli" de Internet, de los niños, de Carrefur. Son muy locales en sus inquietudes. Su realidad es su ámbito familiar, parecen no estar globalizados.
Si conectas alguna de sus cadenas de TV autonómica, Canal Sur, la 1 ó la 2, da igual, lo primero que te encuentras es una de esas andaluzas de pendiente hasta el hombro, da igual la hora. Ellos siempre van a lo suyo, dicho con el mayor respeto. Su tierra, su gente, su cultura cantarina y su dialecto andaluz.
Las mujeres, por ejemplo, en muchos aspectos liberadas como las demás, conservan rasgos que pertenecen a una tradición ya caso olvidada en otros lugares, expresiones y gestos que en las grandes ciudades no se oyen. Ante algo que les asombra, siguen lanzando sus grititos estentóreos, femeninos. Ellas son de sus hombres y de sus hijos, muy apegadas al clan familiar pues aquí, la familia es la institución más importante, ni el Estado autonómico, ni la democracia, ni la corona, ni gaitas. Lo que de verdad les motiva es su familia, al modelo antiguo, padres, hijos, mujeres, maridos, cuñados, relacionándose cuanto pueden. Lo demás, es secundario.
Analizado desde un plano sociológico, nos llevaría a alguna explicación. Yo la desconozco, sólo soy un observador, pero me atrevo a aventurar que este modelo, ofrece una manera más certera de ver la vida y el verdadero sentido de la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario